Venecia fue productor de café ejemplar en la época.

Por Luis Fernando Méndez Molina, escritor

El distrito de Venecia de San Carlos siempre ha sido innovador en cuando a su producción, en los años 60, 70, 80 con la 1-agricultura, Arroz, Frijoles, maíz, Ñampí, Malanga 2- los cañales, Atados de Dulce, Agua dulce, Mieles, sobado, Agua Ardiente 3- lecherías, Leche, Guajada, Natilla, Queso y el 4-café, toda la familia participaba en la recolección del café, todo nombrado acá, fue quien les dio mucha entrada económica a las familias allá por estos años.

Me imagino que un aproximado de las primeras plantaciones de matas de café fueron en los años 60, en Venecia después de que muchas familias mantenían muchos terrenos sin siembra, y empezaron a experimentar la siembra de matas de café con asesoramiento profesional para que los fueran guiando. Hay unos datos registrados sobre el café del distrito Venecia, en el año (1971 en el periódico la Nación, Gentes y paisajes) donde extraigo algunas líneas de mi interés un poco sobre la gente y cafetales.

Me llama mucho la atención los titulares, los cafetales de Venecia, cien fanegas por manzana, era un promedio de 60 y hasta de 80 fanegas por los años 1971. Se creyó en aquel momento un dato muy exagerado oh bastante abultado, o diría otros que rajado. En realidad, el dato más exacto fue de 125 fanegas en manzana y cuarto de cultivo de matas de café, en el terreno del señor José Ángel Blanco Fernández, su esposa fue Aida Vargas Vargas su matrimonio fue 1950, los padres de José Ángel, fueron Aniceto Blanco Navarro y Ernestina Fernández Méndez.

Para algunas personas de esa época consideraron como un récord Mundial las fanegas, vamos a describir la tierra muy negra y suelta una selección minuciosa de matas de café para la siembra y aparte la selección de los abonos, tuvo mucha colaboración el señor José Ángel Blanco Fernández con los técnicos de caficultores de la zona regionales. Las matas de café se sembraron a media vara o un poco más talvez de distancia, y entre calle y calle y también existía la medida tradicional, aquellas matas de café se describían exuberantes, coposos y muy lleno de vitalidad para una gran cosecha, la siembra de café fue en terrenos abiertos sin muchos árboles, más luego después de años de las matas cosechar, algunas personas sembraron arboles de sombra en algunas partes.

De las cosecha, no existía solo una, eran varias, la primera era granea, se hacia en el mes de mayo y de la última cogida de café era en diciembre, durante esos meses durante ocho meses había de recolección de café, en total se le daba entre 8 a 10 pasadas de recolección de café para la época de 1971 en Venecia el precio de la cajuela recogida no era muy elevado para ese tiempo se pagaba por cajuela 02.50 dos colones con cincuenta céntimos la medida, se tenia una ventaja ese sistema de múltiples recogidas, de que no hay escasez de brazos durante todo el tiempo, se contaba durante todo el tiempo con gente suficiente para la recolección.

Para esos tiempos ya existían algunos recibidores de café en el distrito como la marca Peters de Sarchí esta arquería una gran cantidad de café, también para esa época se encontraba en operación una cooperativa de caficultores del cantón tubo su origen en Venecia, la cual arquería también el café de los socios con miras a beneficiarlos allí mismo. Aunque la región no es la apropiada para secar café, por fuertes lluvias en diez meses al año se consiguió unas instalaciones modernas y grandes que podría hacerle frente a la gran producción del café de todos los socios este se instaló en cercanías de la quebrada del palo. Para los años 1971 en Venecia un aproximado de producción de leche diaria que recogía el camión fue de unas 7.500 botellas diariamente y eran entregadas a la cooperativa Dos Pinos en Villa Quesada.

Quiénes fueron los corredores de café podía ser cualquier miembro de la familia gente, grande, mediana o gente pequeñas niños, podemos fachendear que pertenecimos a esa época de trabajadores de recolectores de café con mucha honra. Ahora analizaremos las vestimentas que llevaban esas personas principalmente las mujeres pantalón largo, camisas de manga larga muchas veces usaban camisas viejas de los hombres manga larga, era muy importante el sombrero para la sombra (chonete) , para sol, las botas y también había que alistar el canasto.

Los canastos eran de bejuco de montaña, muy liviano de nuestros artesanos, más el fajón para dicho canasto, el gancho amarrado del mecate que iba en la bota de cualquier pie, derecho o izquierdo era muy importante, también era mucha la emoción de ir a coger café y según a cuál  finca que se fuera, obviamente habían fincas de mejores cosechas de café y muchos madrugaban  para seleccionar las mejores calles que le fueran a tocar.

 Algunas veces eran tan fuerte las cosechas del grano de café (grano oro) y por tanta lluvia que se caía mucho el café al suelo, entonces los hijos de las familias los pequeños ayudaban a sus padres a la recolección abajo en el suelo con tarros. Para los venecianos y marselleses les quedaban relativamente cerca las fincas de cafetales,  me contaban mis tíos que mi abuela Teodolinda  Zulay mesen Miranda antes de que hubieran café acá en Marsella,  ella viajaba hasta Naranjo con alguno de sus hijos y me imagino que muchos esperaban ese trasporte la casa hora para llevarlos a Naranjo y traerlos de vuelta, el café fue un gran impulsador a la economía de los venecianos poco a poco muchos finqueros ya tenían sus cafetales y dándole empleos a muchas familias.

Hubieron en Marsella y en Venecia muchos recibidores de café de diferentes empresas recogiendo el café a sus clientes, les recogían cada cosecha durante todo el año y sus beneficios que adquirían de cada una de ellas, quien muchos llegaban con caballo en un aparejo de madera, y los sacos montados   y otros lo  llevaban en burros más el aparejo y los sacos de café,  igualmente otros finqueros transportaban su café en sus carretas y sus hermosos bueyes cuando había mucho café en alguna de las fincas , a la carreta se le ponía unas extensiones de tablas a los cuatro lados eso para echar más café y llevarlo al recibidor y muy pocas veces muchas personas tenían muy poco café por tener un pequeño corte de terreno, lo llevaba al hombro en saco uno, dos, viajes a veces y luego llegaría el remplazo de todos los animales el vehículo land Rover el 4×4  atrás los asientos se podían recoger, entonces muchos lo usaron para jalar café y otros para jalar tarros de leche.

 Lo  mejor era llegar temprano que el día estaba fresco y el día le rendía mucho para escoger  las mejores calles de café y en las cogidas llegaban hombres, mujeres, y niños todos participaban en familia las madres tenían que madrugar mucho hacer almuerzos hacer fresco o café, el almuerzo muchas veces se envolvía en pañuelos grandes para que mantuviera lo caliente luego aparecieron los termos para almuerzo y también para el café, siempre se buscaba un árbol grande que tuviera buena sombra para descansar o desayunar o almorzar sentados al suelo.

También había que estar vigilando los sacos que se iban llenando, algunas veces alguien de lo ajeno se atrevía a robar el café y por ahí alguien ojo al Cristo había que estar, a veces los dueños de fincas cafetaleras o encargados estaban a la mira que los cogedores hicieran bien el trabajo y no dejarán mata sin coger pero resulta que era bonito ir a coger café pero también tenía sus contras cómo encontrarse un panal y salir picado con la cara hinchada o alguna vez un susto con muchas variedades de ranas que llegaban a asustar principalmente a las mujeres también alguna que otra culebra pequeñas pero asustaban y no venenosas también cuántos de nosotros con el gancho no buscamos el lado correcto de bajar una mata de café y cuando se daba cuenta uno quebraba la copa y había que correr a esconderla para que no le regañaran ya sea los capataces o los dueños de la fincas.

Las horas más duras para coger café eran después de las 10:00 de la mañana hasta la 1 pm de la tarde debido al sol también muchas veces en las cogidas de café pues había que coger café bajo la mucha lluvias pero ya para ese entonces también ya venían saliendo el plástico entonces éste se lo amarraba a la espalda sobre los hombros , uno se tapaba un poco y continuaba cogiendo hasta terminar la calle, esa época no será olvidada nunca para los trabajadores con mucha honra que salían con sus manos muy sucias y negras de tanto coger café aunque todos hacían lo mismo habían personas que eran muy buenos cogedores y rápidos en llenar los canastos y sacos de café y sin muchas hojas eran verdaderamente empleados muy buenos y la gente ya los conocían eran famosos entre la gente había cafetales muy sólidos en el terreno muy planos otros eran en fincas con relieves y muchas veces en Guindos que había que agarrarse muy bien de las matas.

Todo eso era muy divertido y también pues las personas salían muy cansados de tanto trabajo durante el día, pero cuando venía el pago por las cajuelas allí se veía el sacrificio de muchos  sacrificios  la platita la ahorraban para comprar sus regalos de fin de año y sus vestimentas para estrenar en año nuevo esa fue la gran época del café de Venecia que al día de hoy casi  que no hay cafetales en el distrito.

Algo que llamo mucho la atención en esa época en Venecia encontramos algunas familias con muchos hijos, siendo de bajos recursos yendo hacia Marsella, donde se localizaba el señor Carlos Manuel Zamora Alfaro de 53 años y su esposa Carmen Engracia Solís Murillo de 40 Años ya eran padres de 19 muchachos, el mayor tenía en el año 1971 tenía la edad de 23 años y la menor tenía 8 meses y venia el numero veinte. Esta pareja tenia una parcela de cinco solares más o menos (una Hectárea) sembrada de café, Don Carlos Manuel Zamora Murillo era encargado de los peones de una finca cercana, ganando en esa época 75 colones a la semana y con eso para mantener 19 bocas más otro que venía. Otra gran mujer que tubo muchos hijos fue Ninfa claudia de las piedades Picado Méndez Nació en el año 1928 en Venecia.

En la revista de Icafe de costa rica el ingeniero Henry Rojas Castro, (2010 ) resalta el origen de la variedad de café Venecia, tiene si el origen en san Carlos de Alajuela, en donde el señor Isidro Rodríguez selecciono cafetos, en una plantación de café caturra que sobresalía por sus producción y gran tamaño de los frutos y mayor resistencia a la caída de frutos por lluvias (chaves 1991) el instituto del café de costa rica inicia los estudios de este café a partir del año 1991 estableciendo ensayos en Turrialba, coto Brus, y Pérez Zeledón.

Derechos de Autor, Luis Fernando Méndez Molina.

Libro, Nuestras Raíces Marsella de Venecia. (2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s