Más de 60 niños con sus padres y familiares, de la comunidad de la Virgen de Yolillal de Upala, comunidad olvidad, de la Zona Norte disfrutaron el pasado domingo 18 de setiembre de una pequeña fiesta donde hubo comidas, dulces y muchos juego para los niños.

La actividad se realizó en la pequeña comunidad de la Virgen, un pueblito de trabajadores de piñeras, algunos explotados laboralmente y de muy escasos recursos.

Aquí los niños carecen de escuela, deben caminar una hora y el camino cuando llueve se pone en pésimo estado que hace imposible transitar ya que aquí hay empresas piñeras que constantemente utilizan maquinaria pesada.

Esta humilde fiesta hecha con cariño se realizó gracias al aporte económico que hizo el empresario autobusero Minor Campos, de Transpisa y Empresarios Unidos del Norte. que prestan servicio entre los cantones de Upala- Ciudad Quesada, San Carlos.