Los turnos y ferias en San Carlos

Por: Luis Méndez Molina, escritor sancarleño. Foto de “San Carlos un Siglo de Historia en Imágenes”

El Padre Eladio Antonio del Carmen Sancho Cambronero nació 04 de enero del año 1914, el 07 de enero 1914 fue Bautizado en Buenos Aires de Palmares y allí creció, falleció 09 de noviembre 2014.

 Y de la memoria de este gran emprendedor en vida del Padre Eladio Antonio del Carmen Sancho Cambronero en San Carlos, hablaremos de su gran iniciativa de los Turnos, que luego se fue trasladando hacia todos los asentamientos de San Carlos, para recaudar fondos para el desarrollo de cada pueblo. Fue uno de los que más influyo en el desarrollo educativo, económico, y social del cantón de San Carlos.

Sus padres fueron; Eustaquio de Jesús Sancho Quesada, María Cipriana Dolores Cambronero Chávez y sus hermanos fueron Humberto Eustaquio, Hortensia Cecilia, Daniel Teodoro, Julieta Aurelia, Juan José y Dolores Julita.


Don Eladio Sancho fue soñar con una gran catedral majestuosa, muchos pensaron que estaba loco, que Villa Quesada no era una diócesis en ese entonces, Él dijo que algún día lo sería. Inventó unas famosas fiestas llamadas “El turno de los cien mil pesos“.
. Según cuentan una forma de como seria la forma de trabajar para los cimientos del templo, que dichas comunidades Una semana, Sancho trabajaba con los peones, los agricultores y los lecheros de La Fortuna. Todos iban a trabajar de gratis. A la semana siguiente les correspondía a los de Aguas Zarcas. A la otra, les correspondía a los de Venecia. Así sucesivamente…

Mujeres San Carleñas.

Deseo, dar un gran homenaje y reconocimiento a toda las Mujeres de San Carlos y a sus descendencias, que, en su inicio de la población, de La Unión que luego sería Villa Quesada, toda la economía, provino del esfuerzo de estas mujeres campesinas, empuchadas, en los turnos, preparando nuestras comidas tradicionales y deliciosas para las ventas, y así de esta manera, era dónde provenía el dinero, para los proyectos de desarrollo de San Carlos.

Lamentablemente muchos de sus nombres y apellidos no fueron escritos para la historia. Son muy pocos los nombres de las mujeres escritos, porque había discriminación de la Mujer Campesina.

A ellas muchas gracias y mi gratitud, Gracias Bisabuelas y Abuelas, San Carleñas Ustedes fueron la economía del Cantón de San Carlos, Mil Bendiciones Mujeres.

En 1928 se celebró la primera Fiesta Patronal en Venecia de un gran turno y se hizo la Bendición de la imagen de la Virgen de la Candelaria, celebrándose un turno en esa fecha a beneficio de la Iglesia, es decir del templo que ya era una urgencia Construir. El turno fue todo un éxito quedaron de ganancia nada menos que la suma de 594.05 colones.

La Continuación de la  construcción en el año 1950 del templo de Venecia  la candelaria, iniciaría con el Sacerdote Román Arrieta Villalobos, quien reúne a todos los barrios de Venecia para un gran turno, para recoger dinero para continuar el templo, todos a pesar de ser pobres, con algo siempre colaboraban ya sea las mujeres en la cocina, finqueros aportaban de sus siembras como maíz, frijoles, Verduras, carnes res y cerdo,   se hacían grandes filas de alumnos de la escuelas con sus padres donando, los bueyeros aportaban con grandes cargas de leña para la cocina, todos era una colaboración mutua.

Las Ferias y Turnos de Marsella de Venecia.

El Turno, era una actividad festiva para todo el pueblo, se involucraban todos a dicha fiesta, no se tenía que andar rogándole a nadie la gente misma llegaba a ofrecerse a colaborar todos esperaban con ansia, sin tener estudios concluidos y algunos ni fueron a la escuela eran muy geniales organizándose, no era tan fácil solamente decir turno, conllevaba a un montón de preparativos tal vez como cocinar maíz para hacer cantidad tortillas y muy blancas y muchas más.

Pero bueno en donde se hacía eso, el turno claro no había lugar específico el asunto había que trabajar en equipo la comunidad construyendo un gran galerón para la gente visitantes del turno y por si acaso lloviera no se mojaran, entonces había que conseguir postes largos, también se usaban bambú, hojas de Pipas para tapar, y una que otra lamina de zinc y con el piso de tierra y luego vea lo que conllevaba hacer un turno.

Ahora bien, había que construir una gran cocina para todo el proceso, dentro de ese galerón y cerrarlo  se colocaba unas tablas anchas donde pedían para comer, a un lado cerca de la cocina y unas bancas para sentarse con la familia y pedir los antojos, los tradicionales tamales , se lo recuerdo la cocina era a la leña recuerdo, la preparación de la masa, se le ponía al maíz cocinado cal de un día para otro  para blanquearlo, y luego a moler y repasar el maíz molido con máquinas manuales había que pedir relevos e invertir horas, otras usaban cenizas del fogón también , había que preparar una gran cantidad de leña seca y picada y acomodarla dentro de la cocina  eso no se hacía solo, alguien tenía que picarla, también otros iban a cortar hojas  de plátano para los tamales , asar las hojas y luego las mujeres limpiarlas, pero bueno antes no había como amarrar los tamales, entonces las personas utilizaban las hojas de flor de itabo, las asaban y luego las hacían en puras tiritas y añadiéndolas para más largas, pero eso se llevaba su tiempo también había que matar chancho, carne para los tamales y también los chicharrones y alguna res que alguien donara para las comidas y sopas de ventas.

Bueno la mejor mano de la cocina del turno eran esas y muchas mujeres que colaboraron siempre en la cocina dando ese y rico gusto de hacer las cosas, con gratitud, Amor, esmero y con un aroma y gusto que habría el apetito entre las cocineras, y colaboradoras están:

Mercedes Miranda Montero,  María del Carmen Chinchilla Rodríguez, Marina Molina Rojas, Luisa Alfaro Rojas, Mercedes Arce Oviedo, Elena García Corrales, pacífica Rosalía Estrada Quesada, Yadira Estrada Quesada, Teolinda Zulay Mesen Miranda, Balsamina Mesen Miranda, Rosa Arguedas Arce, Jovita Campos Mejías Claver, Flora Arce Méndez, Emile Arce Mesen, América Vargas Hernández, Cecilia Mora Mesen, Inés Quesada Hidalgo, Luisa Rojas Sánchez, Marina Mejías Vásquez, Hilda Vargas Mejías, Ramona Miranda Montero, Carmen Antonia Mejías Mejías, Carmen Méndez Vargas, Vitalina Méndez Vargas, Amable Vargas Barquero, Irma Mejías Mejías, Cira Estrada Quesada, Olga Estrada Quesada Catalina Méndez Alfaro, Mercedes Arce Oviedo y muchas más.

Y qué lindo era, escuchar a los visitantes  que la gente expresara lo rico de las cosas que se comían, eso lo aplaudían, esas buenas cocineras, y madres de muchos hijos, pero a ver que eran los ingredientes en la cocina, las mujeres invertían horas preparando todo para la cocinada,  todo a lo natural vamos a ver, picar mucho Chile dulce, mucho culantro coyote, ajos muchos, cebolla, Apio, y el punto final era el Achote casero echo en casa,  se producía acá Marsella las mujeres lo sacaban y cocinaban sacaban mucho, más orégano para las carnes y frijoles  , cebollas muchas pelarlas picarlas alguna lloradilla,  los frescos naturales, zanahoria con naranja, arroz con canela, de frutas, horchata en leche,  todo era natural no se usaba nada artificial para esa época era muy hermoso verlas a todas las mujeres, con hermosos delantales y pañueleras amarradas en sus cabezas, y escuchar, un grito dentro de la cocina aticen el fogón con buena leña troncos gruesos, para que durara muchas horas caliente, para mantener las ollas calientes.

En esa época de Turnos la colaboración era mutua y no existían las discrepancias entre los vecinos, objetivo principal que los visitantes se fueran muy satisfechos  y entonces que más  se cocinaba,  a ver arroz con pollo, arroz con cerdo, arroz con palmito, arroz blanco y luego esos pollos champulones caseros , la gente lo regalaban para el turno, o gallinas para la sopa de gallina casera, el frito, constaba de la cabeza del cerdo y otras parte asadura como el corazón, hígado y pulmones y muchos oroles etc., más  picadillo de plátano, picadillo de fruta pan, picadillo de papa con arracache, picadillo de carne con chilaquil ,  picadillo de papaya verde o la raíz de la papaya o parte del tallo,  olla de carne con todas las verduras frescas y elote tierno, más ayote sazón, sopa de Mondongo, sopa de albóndigas, vainicas barbudos envueltos en huevo, tortas de zorrillo con huevo, chayotes, Guiso de leche con elotes tiernos, picadillo de raíz de chayote, empanadas, sopas de tortillas con leche hervida, guajadas con tortilla, tortilla con un buen pedazo de queso, picadillo de banano verde o plátano,  comidas criollas eran sabrosas y nuestras comidas típicas rurales, sopa de olla de carne, eso era un banquete que hacía reunir a toda la familia los fines de semana, cuando que sus hijos visitaban a sus queridos padres.

Como postre en el turno: era arroz con leche, era el más rico y delicioso lo hacía pacifica Rosalía Estrada Quesada, toronjas en miel en tajadas coloridos, Tamal asado a las brasas, Tamal de Maizena, ayote en miel de dulce con natilla, yuca en miel de dulce para en la tarde con un buen café, y claro una buena aguadulce con o sin leche, tamales recién hechos bien calienticos, Tamal mudo,  pan casero al horno de leña, rosquillas, Plátanos maduros con queso, o gallos de picadillos, o simplemente yuca con natilla casera, rompope casero bautizado.

La gente era Voluntaria, hombres y mujeres en los turnos de los pueblos, muy colaboradores de esa manera, era donde se veía la ganancia de los dineros, en todos los turnos, no se le pagaba nada, a nadie, todos trabajan, sacaban de su tiempo, era por amor al pueblo el desarrollo (todos) personas felices, alegres, Sonrisas contagiosas ¿en un solo equipo y en armonía por las generaciones.

 ¿y luego que paso? Actualmente con esta tradición, el turno porque ahora muchos quieren estar en turnos, pero con dobles propósitos personales, y tras de eso cobran su colaboración, así de esta manera no se progresa en un pueblo y me lamento que no quieran entender, que solo hay un solo camino, el derecho y nada más, las cosas correctas y transparentes, sigo creyendo que todavía existimos muchos que colaboramos con mucho gusto y voluntariamente por el Desarrollo.

Derechos de Autor y escrito, Luis Fernando Méndez Molina.

Libro: Nuestras Raíces Marsella de Venecia 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s