Obras en este centro de salud de Horquetas de Sarapiquí fueron entregadas este viernes por el Inder a la comunidad. Incluyeron construcción de bodega para alimentos, batería sanitaria, mejora en las aulas y malla perimetral. Para su realización se requirió de una inversión del Inder de ₡67.4 millones. Directamente se benefician 123 personas e indirectamente otras 250. 
 Sarapiquí, Heredia. Este viernes 22 de enero del 2022 se realizó la entrega de las mejoras en la infraestructura del Centro de Atención Integral (CEN-CINAI) de Finca 2 en Horquetas de Sarapiquí, proyecto realizado por el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) en este Territorio Rural. 

La inversión fue de ₡67.4 millones y las obras benefician directamente a cerca de 123 personas y de forma indirecta a otras 250. La iniciativa reviste de vital importancia para el desarrollo del distrito de Horquetas, en vista que, desde hace aproximadamente 30 años, este centro brinda atención a menores de 13 años, madres gestantes y lactantes, cuyas familias se encuentran en pobreza extrema y básica.  

Sin embargo, el centro presentaba una serie de problemas tanto en las aulas de atención, como en los baños, los cuales no contaban con las condiciones mínimas exigidas por la Ley 9600 de igualdad de oportunidades para personas con discapacidad. 

Por ello, el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) se encargó de la construcción de una bodega para el resguardo de los alimentos, así como la instalación de una batería sanitaria con los requerimientos legales y el mejoramiento de la infraestructura existente.

Además, se realizó el cerramiento con malla perimetral en la parte trasera y lateral del lote, para la seguridad de quienes acuden a este Centro. “Actualmente el CEN CINAI brinda leche y alimentos a 93 niños, niñas y madres de la Comunidad Finca 2 y comunidades cercanas como Finca 1, Finca 3, Finca 4, Finca 5, Finca 7, Finca 8, Finca 9, Finca 10, San Bernardino, Las Vegas y Sector Oasis, entre otros.

Además, entregamos diariamente comidas servidas (desayuno, almuerzo y merienda) a madres gestantes o lactantes, preescolares y bebés, que viven en las cercanías del centro”, indicó Karen Víquez, coordinadora del Centro. “La niñez, juventud y mujeres en general forman parte de las poblaciones rurales vulnerables. El Inder tiene el mandato de ley de mejorar su condición y calidad de vida.

Por eso, una infraestructura de este tipo es esencial para acelerar el desarrollo en el territorio rural Sarapiquí”, apuntó el presidente ejecutivo del Inder, Luis Diego Aguilar Monge, durante la entrega de las obras. Diariamente se atienden unos 30 niños y niñas como parte del programa de Atención y protección infantil (API), en donde en muchos casos trasladan a niños de comunidades cercanas por medio de la contratación de transporte, para brindar el cuido y la atención necesaria para que sus padres trabajen o estudien y puedan desarrollarse en forma integral.