Luego de cuatro días de agonía, el pequeño José de cuatro años, originario de Nicaragua, murió la tarde de ayer víctima de las serias lesiones con las que resultó al quedar prensado junto a su madre entre los fierros de la camioneta en la que viajaba con otros migrantes sobre la carretera federal número 53..

El pequeño de cuatro años es la tercera víctima mortal del accidente ocurrido sobre la carretera federal número 53, la noche del jueves.

El deceso del pequeño se derivó de las complicaciones de las lesiones que lo mantenían grave en el Hospital General Amparo Pape de Benavides, médicos intentaron salvarle la vida al pequeño José de 4 años de edad, el niño tuvo tres paros cardiorrespiratorios en solo unas horas.

Como fue del dominio público la tragedia que impidió a un grupo de migrantes cumplieran su sueño de llegar a la frontera ocurrió la noche del 28 de abril, cuando el ‘coyote’ que los transportaba en una camioneta se estrelló de lleno contra el remolque de un tráiler.

En el lugar murió de manera instantánea el padre del menor, quien llevaba en vida el nombre de José Guillermo Torres y otro joven mientras que el resto del grupo, siete migrantes más salieron huyendo malheridos, adentrándose en el monte.

Madre e hijo además de un adolescente quedaron prensados entre la cabina de la camioneta por lo que fueron rescatados por paramédicos de Cruz Roja Mexicana y Bomberos del municipio de Castaños.

Hellen Rodríguez de 37 años, madre del niño y Michel Ramírez, de 14 años, fueron ingresados delicados al nosocomio.

Desgraciadamente, la familia vio truncado su sueño de darle una vida mejor a su hijo al salir de Managua, Nicaragua, a consecuencia del trágico accidente que cobró la vida del patriarca y el niño de cuatro años.