Doña Marina Sotos  Calvo de 98 años de una de los poquitos pioneros de la Aguas Zarcas, San Carlos que quedan. Es descendiente de una familia longeva y numerosa. Una de sus hermanas doña  Clemencia Soto Calvo  vivió 101 años, igual que su padre  Zacarías Soto Pereira, uno de los fundadores de Esquipulas de Aguas Zarcas.

Cuenta doña Marina,  única sobreviviente de 10 hermanos que llegaron a  Aguas Zarcas proveniente de Sabanilla de Alajuela  hace 90 años. Llegó con su padre   Zacarías y su madre Piedades Calvo, ambos de grata memoria y pioneros del distrito.

Doña Marina Soto Calvo

Recuerda doña Marina que Aguas Zarcas era una comunidad lluviosa y llena de piedras, un lugar muy feo como ella dice.

Doña María es una adulta mayor que a pesar de su edad goza de buena salud. Para ella, el secreto de su edad, estar en paz con Dios y hacer el bien.

Hoy a su edad, dice que todo, sólo quedan los recuerdo de aquellos años duros.. Ella, también es una de las fundadoras de Esquipulas de Aguas Zarcas, que este 15 de enero celebra el día de su Santo, Santo Cristo.

Recuerda que su padre fue el que donó el terreno para la construcción de la ermita. Ella junto con otras señoras más escogieron el nombre del santo, luego de echar en un tarro varios nombres donde salió favorecido Santo Cristo hace 45 años. Doña Marina dice estar agradecida con Dios por dejarla vivir todos estos años al lado de sus seres queridos y su hija Cristina