Conozca la «toboga chinga» serpiente venenosa de Costa Rica

Foto por Refugio Animal de Costa Rica

El «Porthidium ophryomegas» es una serpiente venenosa conocida comúnmente como «toboga chinga» en Costa Rica. Aquí hay información sobre esta serpiente, su hábitat, veneno y zonas en las que se encuentra:

  1. Nombre común: Toboga chinga.
  2. Nombre científico: Porthidium ophryomegas.
  3. Hábitat: Esta serpiente se encuentra en varias regiones de América Central, incluyendo Costa Rica. Suele habitar áreas boscosas y montañosas, así como zonas cercanas a cuerpos de agua. Es una serpiente terrestre que se encuentra en el suelo o bajo la vegetación.
  4. Hábitos: Las serpientes del género Porthidium son generalmente nocturnas y crepusculares. Se alimentan principalmente de pequeños vertebrados, como anfibios, lagartijas, roedores y aves. Son tímidas y prefieren evitar el contacto con los humanos, pero pueden morder si se sienten amenazadas.
  5. Veneno: El «Porthidium ophryomegas» es venenoso, y su veneno puede ser peligroso para los humanos. La gravedad de la envenenamiento puede variar según la cantidad de veneno inyectado y la ubicación de la mordedura. Los síntomas comunes de una mordedura de esta serpiente venenosa incluyen dolor localizado, hinchazón, enrojecimiento y, en casos graves, pueden presentarse síntomas sistémicos, como problemas de coagulación y dificultad para respirar. Es importante buscar atención médica de inmediato si se sospecha una mordedura de esta serpiente.
  6. Zonas en Costa Rica: El «Porthidium ophryomegas» se encuentra en varias áreas de Costa Rica, especialmente en regiones boscosas y montañosas. Algunas de las zonas donde se ha registrado su presencia incluyen las selvas nubladas de la Cordillera de Talamanca y otras áreas boscosas del país.
  1. Reproducción:
    • Estas serpientes son ovovivíparas, lo que significa que los embriones se desarrollan dentro de huevos en el interior del cuerpo de la madre y luego nacen vivos. La reproducción suele ocurrir en la temporada de lluvias.
  2. Veneno:
    • El Porthidium ophryomegas es venenoso. Su veneno contiene toxinas que pueden ser peligrosas para los humanos y otros animales. Como mencioné anteriormente, los síntomas de una mordedura pueden variar en gravedad, y es importante buscar atención médica de inmediato si se sospecha una mordedura de esta serpiente.
  3. Tamaño:
    • El tamaño de un individuo adulto de Porthidium ophryomegas varía, pero en promedio, estas serpientes suelen alcanzar una longitud de alrededor de 40 a 70 centímetros. Son serpientes de tamaño moderado.

Debido a su veneno y a los riesgos asociados con las mordeduras de serpiente, es importante mantenerse alerta cuando se encuentra en áreas donde estas serpientes son conocidas por habitar y tomar precauciones adecuadas para evitar encuentros no deseados. En caso de una mordedura, buscar atención médica de inmediato es crucial para recibir el tratamiento adecuado.