Nicaragua: científicos estudiarán osamenta humana de 7000 años

? ¡Osamenta humana encontrada en Monkey Point en 2014, continua siendo sujeto de investigación científica! ?

El Museo Histórico Cultural de la Costa Caribe , Nicaragua anuncia el reinicio del estudio arqueológico y de la osamenta humana encontrada en Monkey Point en 2014, lo cual, segun datos científicos, presenta una antigüedad estimada de 7,000 años.

El proceso investigativo representa un fascinante vistazo al pasado de nuestra región, y crea una oportunidad esperanzadora para responder muchas preguntas que no han tenido respuestas hasta ahora.

La investigación es dirigida por miembros especialistas de la Fundación Cientifica Cultural Ulúa Matagalpa, en colaboración con el Gobierno territorial Rama-Kriol, gobierno comunal de Monkey Point y el Centro de Investigación y Documentación de la Costa Caribe (CIDCCA-BICU).

También, es importante señalar que, el Centro de Investigación y Documentación de la Costa Caribe, se encargará de resguardar la invaluable pieza de historia (osamenta humana) en el Museo Histórico Cultural de la Costa Caribe BICU CIDCA.

Hay compromiso con la preservación y comprensión de nuestro patrimonio cultural!

En noviembre del 2013 un emocionante descubrimiento se llevó a cabo en Monkey Pointeen, en el territorio Rama y Kriol de la Región Autónoma Caribe Sur de Nicaragua. Un equipo de arqueólogos de las universidades Bluefields Indian & Caribbean University (BICU) y la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN – Managua) encontraron una osamenta humana en un conchero «Angi», depósitos precolombinos de conchas y otros restos. Este hallazgo ha sido confirmado como la osamenta más antigua encontrada en el país hasta la fecha.

Sagrario Balladares, del centro de investigación de arqueología de la UNAN, explicó que después de someter las muestras radiocarbónicas al laboratorio y análisis de los especialistas, se determinó que tanto el conchero como la osamenta humana datan de 6 mil años de antigüedad, antes de Cristo. Las muestras fueron analizadas en el laboratorio Beta Analityc Inc de Miami, Estados Unidos, aunque la edad exacta de la osamenta no pudo ser determinada debido a su pésimo estado de conservación. Sin embargo, la muestra del sitio arqueológico en sí tiene una antigüedad de 6 mil 140 años con 3.5 metros de profundidad, según confirmó Balladares, quien destacó que la datación fue realizada por la Dra. Mirjana Roksandic, arqueóloga biológica de la Universidad de Winnipeg, Canadá.

Este descubrimiento no solo es significativo a nivel nacional, sino que también tiene implicaciones a nivel continental. Los investigadores sugieren que, de continuar los estudios en el Conchero de Monkey Point, podrían descubrirse sitios arqueológicos de aún mayor antigüedad en el continente. La arqueóloga señaló que en 1972 se descubrió el conchero «Angi», pero no se encontró la osamenta en ese entonces. Sin embargo, el entierro hallado ahora data de 6 mil 40 años y fue encontrado a 3.5 metros de profundidad. Continuar con las excavaciones e investigaciones podría revelar un sitio con una antigüedad de más de 10 mil años.

Los antropólogos determinaron que el entierro está relacionado con la cosmogonía de los humanos de esa época. La osamenta, perteneciente a una mujer adulta, fue encontrada en una trinchera de 16 metros, enterrada en cuclillas y con las manos extendidas mirando hacia el este. Se le colocaron piedras de cuña en la cabecera, lo que sugiere que el entierro fue parte de un culto o ritual previamente preparado. Los investigadores también señalan que en esa época, las poblaciones eran nómadas y vivían de la pesca y caza de animales.

Donald Byers, Director del Centro de Investigación y Documentación de la Costa Caribe (BICU-CIDCA), destacó la importancia arqueológica de la región y la relevancia de estos hallazgos tanto para la Costa Caribe como para el país y el continente. Espera que la UNESCO pueda verificar y contribuir a la conservación del sitio para declararlo Patrimonio de la Humanidad. Además, mencionó el descubrimiento de un conchero aún más grande que «Angie» en la bahía de Monkey Point.

Es importante destacar que este proyecto ha sido posible gracias al apoyo del Fondo de Embajadores de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua y el Programa de Gobernanza Local financiado por USAID e implementado por Global Communities.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *