El lagarto basilisco, más conocido como Lagarto Jesucristo por su habilidad para caminar por encima del agua, es una especie de anfibios de la Región Huetar Norte muy común de ver  en suampos, quebradas, ríos y lagunas. Es una especie de lagarto perteneciente a la familia de los Corytophanidae y del género Basiliscus,

Se trata de un lagarto similar a las iguanas, pero de aspecto más ágil y muy esbelto, y en general, de proporciones más reducidas.

Según el sitio EcuRed los basiliscos tienen la notable habilidad de ser capaces de caminar sobre la superficie del agua. Sus patas posteriores están provistas de unos lóbulos dérmicos que funcionan como aletas, los cuales aumentan la superficie de apoyo sobre el agua.

Estos son enrollados cuando el animal camina por tierra. Si el animal afronta el peligro, comienza a correr muy rápidamente sobre la superficie de un río o un lago, entonces las aletas de sus pies traseros se abren permitiendo aumentar su superficie de apoyo y así correr sobre el agua. Sin embargo, al decrecer su velocidad, el basilisco se hunde y tiene que nadar del modo normal de cualquier otro lagarto

Este animalito habita los bosques tropicales de Centro América, desde México hasta Panamá. Generalmente viven en los árboles, cerca de cuerpos de agua. En la Región Huetar Norte, se puede ver casi todos los lugares donde abundan estanques de agua.

El lagarto basilisco corre a velocidades de hasta 10 kilómetros por hora. El basilisco puede atravesar un lago sin hundirse.

Una vez a salvo y fuera del alcance de su enemigo, frena y se mete en el agua, donde permanece sumergido unos minutos.

Estos son animales omnívoros, por lo que su dieta está compuesta de una variedad de  suministros. La alimentación de los basiliscos se basa en plantas y en carne. Es frecuente verlos consumir flores, frutas, tallos, huevos, insectos, pescado, ranas, artrópodos, lagartos, serpientes, aves y pequeños mamíferos.