Guaro de contrabando: un negocio clandestino e ilícito, pero lleno de tradición

Durante muchos años  nuestros abuelos destilaron guaro  de contrabando, también llamado chirrite, para negocio o para el consumo personal, una actividad  delictiva en aquella época y perseguida por el llamado resguardo, hoy la policía.

Las llamadas “sacas de guaro” ubicadas en lugares apartados, para evitar ser descubiertos por la ley predominó por muchos años en la zonas rurales de Zona Norte y del país en general.

A las personas que se les descubría una saca clandestina, se exponían a ser encarcelados, ya que este era un negocio prohibido y lo es en la actualidad.

De las llamadas sacas de guaro existen muchas anécdotas, canciones, poemas y cuentos, de personas que durante muchos años vivieron de esta actividad clandestina e ilícita.

El guaro de contrabando era elaborado de forma muy artesanal, con productos como caña, piña, avena, levadura, dulce entre otros. Todos para su elaboración eran construidos de forma artesanal en las casas.

Existe una foto histórica  sobre una producción clandestina de guaro “de contrabando”  ubicada en las montañas de Turrialba 1942. La foto fue tomada por una franco-canadiense y se dice que  hizo tarjeta postal en Europa.

Foto que se convirtió en postal en Europa sobre saca de guaro tica

Pasos para hacer guaro de contrabando

Materiales:

1- Un recipiente metálico o plástico de buena calidad tipo palangana o estañón.

2- Un cilindro idealmente de acero inoxidable u otro material fácilmente lavable, que no se oxide y que no libere sustancias tóxicas como lo hace el aluminio. Debe de poder cerrarse bien. El mismo debe de tener una boquilla donde entre bien ajustada la manguera. Un amigo soldador es siempre un gran asesor.

3- Una manguera decente común y corriente no muy larga. Un trozo basta.

4- Alambre negro. Si no, hilo de nylon o lo que haya sobrado de pabilo de la última tamaleada (no contarle para qué lo va usar a su mamá es recomendable).

5- Un segundo recipiente de cualquier material para que caiga el destilado.

6- Fácil acceso a una plantilla de gas o fuente de fuego segura. Valga enfatizar fuente de fuego segura. Recuerde que “una quemadura duele para toda la vida.”

7- Acceso a una pila o tubo para que la manguera pueda pasar debajo del chorro de agua. En caso de una desgracia, tener buena agua a mano siempre ayuda.

Ingredientes:

1- Fermento: la levadura es básica e indispensable. Puede agregar avena, cebada, semillas o centeno. Aquí hay espacio para la creatividad pero no abuse.

2- Tapas de dulce. Las pueden conseguir en cualquier mercado central. Recomiendo comprar tamugas o atados de dulce (dos tapas juntas atadas). La cantidad va a depender de cuánto fermento haya alistado y de la cantidad de licor que planeen sacar. No sea muy ambicioso. Empiece con mesura.

3- Agua fresca.

Preparación:

1- Tome la palangana y ponga el fermento (mezcla de todos los ingredientes) y vierta el agua fresca hasta que cubra el fermento. De nuevo, se recomienda usar pequeñas cantidades para los primeros intentos. De ese modo, si algo sale mal, no se echará a perder toda la inversión.

2- Deje pasar una hora y luego ponga las tapas de dulce en la palangana y regocíjese viendo cómo son consumidas por nuestro inquieto fermento. El dulce se disolverá de forma efervescente en la mezcla. Es normal. Deberá luego esperar hasta que deje de burbujear. Esto puede tomar horas, un día o más. De nuevo, las cantidades determinarán el tiempo que tomará el proceso.

3- Una vez que el fermento se sosiegue, vacíe el líquido sin que caiga la mezcla dentro del cilindro. No lo olvide, sólo el líquido. No bote la mezcla ya que la puede usar de nuevo en próximas aventuras si le añade un poquito de esto y otro tanto de aquello para mantener el nivel. El sabor le dirá cuando es tiempo de dejar de reciclar la mezcla o si su receta simplemente fracasó.

4- Ponga el cilindro bien cerrado en la plantilla, asegurándose que no se pierda presión ni vapor. Ponga la manguera en la boquilla. Use el alambre negro, el hilo o el pabilo de su mamá para sujetar la manguera y así construir un alambique. Aquí su ingenio es crítico. Coloque el alambique de forma descendiente para que pase debajo del chorro de agua y desemboque en el segundo recipiente. La fuente de fuego segura tiene que ser baja pero constante. Lo que llama fuego lento la Tía Florita. Cuando la chicha empiece a evaporarse dentro del cilindro, pasará por la boquilla y luego bajará por el alambique. Una vez que pase por el chorro de agua se condensará y caerá el ansiado licor en el recipiente. Esta parte es lenta y necesita supervisión. Que el júbilo no sea un factor de distracción. Recomiendo estar alerta y sobrio.

Fotos de Fotos Antiguas de Costa Rica y sus Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s