En Guatuso personal de salud cruza el Río la Muerte para vacunar a vecinos

El doctor Henry Córdoba cruza el río la Muerte para inmunizar a personas de alto riesgo.

En cuadraciclo, cruzar ríos en canasta o lancha, en motocicleta son los medios que usa el personal de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para llegar hasta pacientes que viven en comunidades de la zona Norte de difícil acceso a fin de inmunizarlos contra la covid-19.

Los funcionarios demuestran la casta de la que están hechos y cada vez que pueden se reinventan, sacan más fuerzas y se enfrentan a condiciones inimaginables con tal de llevar la protección a personas en condición de vulnerabilidad.

El doctor Henry Córdoba Rodríguez tiene 33 años, es enfermero y cumplió 11 años de servir a la institución. Este colaborador del área de salud Guatuso puso a disposición de la CCSS sus fuerzas, fortalezas y coraje para llevar la vacuna de la esperanza hasta las comunidades de más difícil acceso en Guatuso.

Córdoba hizo lo que nunca visualizó y no lo pensó mucho cuando tuvo la necesidad de llevar la vacuna contra la covid-19 a personas que viven del otro lado del río la Muerte ubicado en el sector de Paraíso de San Rafael de Guatuso y cuyo acceso se limita a una canasta: “No ponemos barreras al proceso de vacunación cuando de servir se trata. Todo lo que uno ofrece lo hace por convicción y vacunar a una persona adulta mayor, encamada o en situación de alto riesgo le deja la mejor paga, porque subirse a una canasta para cruzar un río conocido como la mismísima Muerte es fuerte”.

En la travesía lo acompañan sus compañeros Jeison Cortés Corella, Frander Barboza Ramírez y Cesar Villegas Moreira, todos asistentes técnicos de atención primaria en salud (ataps) del área de salud Guatuso.

Otro que se suma al grupo de los 4×4 es Gilberth Gerardo Rojas Picado de 59 años, tiene dos décadas de ser ataps y trabaja en el puesto de salud de Boca Tapada del área de salud Pital.

“Hacemos que las vacunas contra la covid-19 lleguen a las comunidades de la región huetar Norte como sea; en cuadraciclo, canasta, lancha, a pie, en carro o en motocicleta. Lo importante es que nosotros los ataps y personal de enfermería, personal de transportes y a veces de otros servicios nos vamos a buscar esas personas que no llegan a los puestos de vacunación.

Para el doctor Randall Chavarría Flores director a.i de la Red Integrada de Prestación de Servicios de Salud Huetar Norte, basta ver las fotografías y los videos para comprobar la casta del personal de las áreas de salud de la zona Norte y de todo el país.

“Grandes son nuestros equipos que baten barro, por calles que apenas logran verse, valiosos nuestros funcionarios que se suben a una lancha y navegan los caudalosos ríos de nuestra región, valientes nuestros muchachos y muchachas que dicen sí al compromiso, desafiantes son los ataps que no se dejan amedrentar por las condiciones climáticas y topografía de nuestras tierras.”

Algunos de los ataps y enfermeros son expertos navegadores de los ríos San Carlos y San Juan, este último hay que conocerlo muy bien para llegar hasta Boca Cureña un lugar alejado y con condiciones adversas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s