• Más de tres mil metros de trasmallos ilegales fueron retirados de zona protegida en lo que va del mes de mayo

• Oficiales del Guardacostas liberaron lisas, bagres, calvas, guapotes y palometas que no estaban en edad adulta

• Trasmallos también atentan contra la seguridad acuática al enredarse en las propelas de embarcaciones

Como parte de los operativos que realiza diariamente el Servicio Nacional de Guardacostas para combatir la pesca ilegal, el narcotráfico y otros delitos en aguas del Caribe norte, cerca de tres mil metros de trasmallos ilegales fueron retirados de áreas protegidas de esa zona durante el presente mes.

De acuerdo con lo declarado por el comandante Manuel Silva Valerio, director de la Estación del Guardacostas de Barra del Colorado, dichas acciones se registraron en la laguna de Agua Dulce y otros sitios del Refugio Nacional de Vida Silvestre Barra del Colorado, situado en el cantón de Pococí, Limón.

Fue así como lograron dar con aproximadamente tres kilómetros de trasmallos en los que se encontraban atrapados gran cantidad de peces, en su mayoría lisas, bagres, calvas, guapotes y palometas, los cuales aún no habían alcanzado la talla adecuada para ser capturados.

Además, al encontrarse aún en etapas juveniles, estos peces no logran reproducirse, con el consiguiente daño a los ecosistemas del lugar, lo que podría poner en riesgo de desaparición a tales especies.

Loa animales que los guardacostas encontraron aún vivos fueron liberados para que puedan reproducirse y contribuyan a perpetuar su especie.

Las colocaciones de dichos artes de pesca son ilegales debido a la restricción que existe para colocarlas dentro del área del citado refugio.

Los operativos para detectar y destruir estas redes son efectuados las 24 horas del día, aunque muchos de los trasmallos son colocados en horas de la noche, por lo que los guardacostas redoblan esfuerzos, tanto para prevenir que los instalen en el agua como para detectar los que ya han sido colocados.

Los daños ambientales no son la única consecuencia del uso de estos ilegales artes de pesca, pues también son una amenaza a la seguridad de la navegación, ya que son colocados en sitios de alto tránsito de lanchas, por lo que se podrían enredar en las propelas de las naves, provocando así graves accidentes.

Todos los trasmallos fueron destruidos tal y como corresponde en casos como estos, en los que ninguna persona se responsabiliza de estas ilegales redes tan nocivas para el ambiente y la navegación de los habitantes de la zona y turistas.

+2

11