Ayer la Universidad de Costa Rica (UCR) inauguró el laboratorio que alberga a esta tecnología y que busca mejorar la salud pública de la población costarricense, detalla un artículo de la Universidad de Costa Rica (UCR)

La apertura del laboratorio ciclotrón PET CT permitirá la producción de radiofármacos para ser administrados a pacientes sospechosos de tener esta enfermedad y obtener imágenes o tomografías de células cancerosas en el cuerpo humano y de otros padecimientos. 

Para esto, la institución también adquirió un equipo de tomografía llamado PET CT, que representa lo más avanzado en el diagnóstico de imágenes tridimensionales.

Según datos del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), el cáncer es la segunda causa de muertes en Costa Rica. En el país se presentan cada año 11 500 casos nuevos de personas con cáncer, lo cual significa que alrededor de 30 personas son diagnosticadas por día.

Este laboratorio está a cargo del Centro de Investigación en Ciencias Atómicas, Nucleares y Moleculares (Cicanum), que cuenta con el personal científico calificado con más de 35 años de experiencia en el uso de aplicaciones seguras y pacíficas de la energía nuclear. 

Este proyecto significará para la UCR un gran avance científico, al permitir que docentes, personal de investigación y estudiantes generen nuevo conocimiento y desarrollen diversos estudios en beneficio de toda la sociedad costarricense.

Esto implica que con las tecnologías instaladas, esta casa de enseñanza está en la capacidad de formar personas con conocimientos en medicina nuclear, radiofarmacia, imagenología, física médica, enfermería y radioquímica, entre otras áreas.

¿Qué es un ciclotrón?

El Dr.García explicó que un ciclotrón es una máquina que usa campos electromagnéticos para acelerar partículas a altas velocidades.

Los ciclotrones se emplean para producir radioisótopos, con los cuales se fabrica un tipo de medicamento denominado radiofármaco, que sirve para diagnosticar y tratar distintos tipos de cáncer y otras enfermedades.

Los radiofármacos se inyectan a los pacientes con diferentes tipos de padecimientos, quienes posteriormente son pasados a un escáner similar a un TAC, conocido como el PET-CT. Con este escáner se crean imágenes tridimensionales, en las que se pueden detectar y observar distintos tipos de tumores hasta de 2 mm de tamaño.

El proyecto del cilotrón tiene un costo de $13 millones. Foto: Karla Richmond.

«