Autoridades de salud piden a la población impactar vidas mediante la donación de córneas

Parece frágil, sencilla, una simple «telita» transparente que recubre nuestros ojos, pero ni simple ni sencilla, la córnea desempeña un papel fundamental en nuestra visión al permitir que ingrese la luz a los ojos, además de actuar como un escudo junto con los párpados, las lágrimas y la esclera, que los protege del polvo, de los gérmenes y de otros factores que los pueden lastimar.

De acuerdo con la Dra. Rocío Arias, coordinadora hospitalaria del Banco de Ojos de la Clínica Oftalmológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), en nuestro país existen cerca de 1 018 personas a la espera de un trasplante de córnea, con edades entre 2 años hasta los 97, algunos de los cuales requieren trasplante de ambas córneas. Cerca del 60% de estas personas se encuentran en una etapa de la vida en que aún están desarrollando actividades como el estudio o el trabajo, de manera que los trasplantes de tejido corneal representan un cambio que les impacta radicalmente sus vidas.

Por su parte, la Dra. Mary Munive, segunda vicepresidenta y ministra de Salud, mencionó que el Ministerio de Salud, por medio de la plataforma SINADOC, cuenta con el módulo de RENADON (Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación) el cual ofrece un registro centralizado para todas las personas que deseen manifestar su anuencia a ser donantes de órganos y tejidos. «Es fundamental destacar que informar a nuestras familias sobre nuestra decisión de ser donantes es esencial. En caso de fallecimiento, esto garantiza que nuestros seres queridos estén al tanto de nuestra voluntad y puedan respetarla, contribuyendo así a hacer efectivo nuestro deseo de ayudar a otros incluso después de nuestra partida», indicó la ministra.

LUZ QUE IMPACTA VIDAS

La necesidad de un trasplante de córneas no distingue edad, existiendo incluso niños que ya lo han recibido. En los menores, poder brindarles este tipo de trasplante de manera pronta es sumamente importante, por el papel que juega la visión en el adecuado desarrollo de los niños y en su proceso de aprendizaje. El sentido de la vista desempeña un papel fundamental en la forma de desenvolverse de los niños.

Por otra parte, en personas adultas, por su condición hay quienes terminan con pensión por invalidez debido a sus problemas visuales, o permanecen constantemente incapacitados, cuando en realidad se trata de una situación que puede tener solución, gracias al trasplante de tejido corneal.

Para el Dr. José André Madrigal, actual coordinador del Programa Institucional de Donación y Trasplantes de Órganos y Tejidos, los trasplantes de córneas tienen un impacto radical en la función y calidad de vida de los receptores, les devuelve la posibilidad de que puedan realizar pequeñas cosas de la vida cotidiana, que a menudo no les damos importancia, como para un niño sería correr, jugar o pintar.

La causa más común a nivel mundial de trasplante de córnea es el queratocono, que consiste en una deformidad de la córnea en forma de cono y dependiendo del grado de esta deformidad se define si requieren o no del trasplante. Otra causa común de trasplante, que se da sobre todo en adultos mayores, es la queratopatía bulosa, donde se forman vesículas o bulas en la parte posterior de la córnea lo que usualmente genera mucho dolor, razón por la cual también se le da prioridad a los adultos mayores que presentan esta condición. Existen otras causas menos frecuentes, como cicatrices por objetos extraños, traumatismos, entre otros.

Una persona puede llegar a vivir entre 15 y 20 años con un trasplante de córnea, esto va a depender mucho del control que tenga y los cuidados del paciente.

RESPETO Y DIGNIDAD SIEMPRE PRESENTES

La médica señaló que, si bien la población va teniendo mayor apertura a la donación de este tejido, aún persisten algunos mitos y pensamientos errados sobre la extracción de las córneas, siendo el principal temor recibir a los familiares sin sus ojos.

Explicó que el proceso de extracción del tejido corneal suele tener una duración entre 30 y 45 minutos, y aunque únicamente se extrae el tejido corneal, siempre es necesario extraer un fragmento pequeño de la esclera (parte blanca del ojo) todo el resto del globo ocular se mantiene. No obstante, en los casos en que se hace necesario la extracción total, se coloca siempre una prótesis con la cual se logra un efecto en donde a la persona efectivamente no se le note nada. 

En todos los casos de donación corneal se busca reconstruir la parte extraída, pues se mantiene en todo momento la dignificación del donante, de manera que la familia lo reciba en las mejores condiciones.

A los familiares se les explica que extraer la córnea es similar a quitar el parabrisas de un carro, al cual se le coloca una pequeña pieza para que no se note el procedimiento.

Se puede ser donante de córneas a partir de los 2 años, y no hay un límite de edad para dejar de serlo. 

Tanto la CCSS, como el Ministerio de Salud iniciarán en los próximos días la campaña «Impacta vidas. Dona córneas», precisamente para incentivar a quienes donan órganos, a donar también las córneas. 

Actualmente, es posible realizar trasplantes parciales mediante técnicas especializadas, que consisten en trasplantar únicamente la capa del tejido corneal dañada. Por ejemplo, el queratocono, que es una anormalidad del ojo caracterizada por una deformidad en la parte anterior de la córnea, se puede corregir trasplantando solamente esta capa. La capa posterior de la córnea, en cambio, se puede reservar para otro paciente, como aquellos con queratopatía bulosa, donde está dañada precisamente esa parte posterior. De esta manera, la donación de un único tejido puede beneficiar a dos pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *