El San Carlos, el río más imponente de la Zona Norte, pero amenazado

El Río San Carlos con una cuenca de 3100 kilómetro cuadrados, constituye una de las principales fuentes de vida y riqueza de la Región Huetar Norte. Por sus aguas fluyen los recuerdos de un pasado de historia, sudor y lágrimas. Más recientemente,  sufre el embate de la contaminación, la pesca, la caza furtiva y la deforestación.

La Región Huetar Norte, posee uno de los ríos más importantes del país, no solo por su extensión y majestuosidad, sino por la riqueza ecológica que llena de vida los más 3100 kilómetros cuadrados de  cuenca que dispone.

El Río San Carlos,  nace en las montañas del Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco en unión de los ríos Jabillos y Peje y desemboca en el Río San Juan cerca de Boca San Carlos, en Boca Tapada.  Tiene una longitud  de sur a norte de 142 kilómetros,  de los cuales, unos 60 kilómetros son navegables, pertenece a su vertiente norte de la Vertiente del Caribe.

El Río rebosa de historia  patria. Durante muchos años, fue la principal vía de tránsito de los primeros colonos que se asentaron en la bajura  sancarleña y más allá de ésta. Fuente de vida para los primeros pobladores de estas tierras que se tiene memoria, los indios Votos.

 Transitar por sus orillas o navegar en sus aguas color oscuro chocolate,  y pasar por decenas de pueblos y llanuras por donde serpentea,  es conocer la vida misma, el desarrollo económico de sus pueblos tanto agrícola como turístico. Otrora fue la  principal arteria de desarrollo de decenas de comunidades de algunos cantones de la Región. Antes de 1970, constituía  la principal vía de transporte de personas, productos y animales de la bajura.

Decenas de, lanchas y botes los navegaban por sus aguas diariamente con destino a Muelle de San Carlos, donde se ubicaba un pequeño puerto,  en el cual,  atracaban otros barcos más grandes que recorrían parte del río, para el transporte de personas y productos.

El río posee grandes riquezas ecológicas y acuáticas, donde conviven gran cantidad de aves, anfibios como lagartos, peces y mamíferos. Esta riqueza, constituye un atractivo importante para el desarrollo del turismo en la zona

Su belleza y exuberancia es única en el sector de Boca Tapada, cerca de su desembocadura, la menos deforestada.

Por desgracia, el desarrollo de nuestros pueblos ha traído contaminación de sus aguas con plaguicidas, residuos industriales y fecales, todo tipo de desechos y deforestación en sus orillas a lo largo de su recorrido.

La amenaza al río es latente, por la contaminación, desvío de aguas, sustracción de piedra para camino y caza de especies acuáticas como langostinos, cangrejos, guapotes y hasta caimanes.

El río rebosa de historia, fue don Jerónimo de Retes, -conquistador español, quien visitó la región en 1640, bautizando a uno de los más importantes emplazamientos de los aborígenes, ubicado a orillas del río “Cutris” , con el nombre de “San Jerónimo de los Votos”.

Río es parte de la Ruta de los Héroes

El San Carlos, fue protagonista  de la  Gesta Heroica de 1856 y 1857, ya que se convirtió en la Ruta de los Héroes, cuando un grupo de valientes soldados, acató el llamado a las armas del Presidente Juanito Mora para detener el ingreso de los filibusteros invasores de William Walker, que intentaban ingresar por el Río San Juan a nuestro territorio.

Fueron 200 soldados costarricenses que con arma en mano, iniciaron una caminata hasta San Carlos.  Hicieron un campamento en Muelle de Florencia  e improvisaron botes para navegar por el Río San Carlos  y enfrentar los filibusteros, de ahí, se dan las batallas conocidas como La Trinidad y Sardinal en Sarapiquí, que permitió el triunfo de los nuestros y el retiro de los invasores.

El San Carlos tiene como algunos de sus afluentes los ríos: Platanar, Peñas Blancas, Arenal, Tres Amigos, y los caños Hidalgo y el Grande al que se le unen los ríos Aguas Zarcas y Sahíno.

La cuenca del Río en mayoría se ubica en el cantón de San Carlos, también abarca los territorios de Guatuso, Sarapiquí, Tilarán, San Ramón, Abangares, Montes de Oro, Valverde Vega, Zarcero, Naranjo y la provincia de Puntarenas.

El Refugio Nacional de Vida Silvestre Corredor Fronterizo Costa Rica – Nicaragua, Parque nacional Volcán Tenorio, Parque nacional Juan Castro Blanco, Reserva Biológica Alberto Manuel Brenes y Reserva Biológica Maquenque, son algunos de los refugios de vida natural que irriga la cuenca del Río San Carlos, los cuales son preponderantes para el refugio migratorio y estático de múltiples especies de flora y fauna, de los cuales su población ha decrecido en los últimos años por motivos de deforestación y caza indiscriminada.

Una iniciativa municipal busca hacer del Río San Carlos parte de nuestro patrimonio cultural e histórico del cantón.

Un comentario en “El San Carlos, el río más imponente de la Zona Norte, pero amenazado

  1. Muy buen articulo salvo algunos errores geograficos que anoto con todo respeto: el parque nal. Volcan Tenorio desagua sus nacientes hacia Caño Negro y en su mayor parte al rio Niño (ambos afluentes d Lago Cocibolca).
    La verdadera fuente del rio San Carlos (o sea los tributarios que le confieren mayor longitud) estan en las montañas de San Ramon y se comienzA llamar rio San Carlos alAltura de la confluencia de losbrios Balsa y San Lorenzo (ubicada cerca de Sta. Clara, entre los distritos Florencia y La Tigra)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s