Apicultores preocupados por muerte de millones de abejas debido a plaguicidas en todo el país

El grupo de Apicultores de Costa Rica denunció 𝐦𝐮𝐞𝐫𝐭𝐞 𝐝𝐞 𝐦á𝐬 𝐝𝐞 𝐜𝐢𝐧𝐜𝐨 𝐦𝐢𝐥𝐥𝐨𝐧𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐚𝐛𝐞𝐣𝐚𝐬 𝐞𝐧 𝐎𝐫𝐨𝐭𝐢𝐧𝐚 𝐬𝐞 𝐝𝐞𝐛𝐢ó 𝐚 𝐢𝐧𝐭𝐨𝐱𝐢𝐜𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐜𝐨𝐧 𝐅𝐢𝐩𝐫𝐨𝐧𝐢𝐥 𝐲 𝐭𝐫𝐢𝐟𝐥𝐨𝐱𝐢𝐬𝐭𝐫𝐨𝐛𝐢𝐧𝐚, una realidad de cual no escapan, otras zona del país, como Zona Norte de actividad agrícola extensiva y el uso de agroquímicos, amenaza al vida de millones de estos insectos polinizadores.

Ya hay preocupación en agricultores y ambientalistas por la disminución de las abejas en los campos y que ponen en peligro las cosechas de los cultivos, ya que estos insectos son los que mayormente polinizan las flores.

De acuerdo con Apicultores de Costa Rica caso de Orotina el Servicio de Salud Animal (𝐒𝐄𝐍𝐀𝐒𝐀) realizó las pruebas de laboratorio como parte de la investigación por la muerte masiva de abejas detectada la semana anterior en un Apiario ubicado en Lagunillas de Orotina.

Las abejas son las principales polinizadores de las flores

En el sitio murieron más de cinco millones de abejas por intoxicación con 𝐅𝐢𝐩𝐫𝐨𝐧𝐢𝐥 𝐲 𝐭𝐫𝐢𝐟𝐥𝐨𝐱𝐢𝐬𝐭𝐫𝐨𝐛𝐢𝐧𝐚. Además, se reportó pérdida total de todos los materiales utilizados en el emprendimiento apícola, cuya estimación preliminar ronda los 25 millones de colones. No se descarta una afectación -cuyo grado aún está por determinarse- en las poblaciones de abejas nativas y otros polinizadores de la zona.

Hoy, Rigoberto Rojas, Apicultor afectado, conoció los resultados del análisis realizado por la Unidad de Residuos y Contaminantes del 𝐋𝐚𝐛𝐨𝐫𝐚𝐭𝐨𝐫𝐢𝐨 𝐍𝐚𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐒𝐞𝐫𝐯𝐢𝐜𝐢𝐨𝐬 𝐕𝐞𝐭𝐞𝐫𝐢𝐧𝐚𝐫𝐢𝐨𝐬 (LANASEVE) donde se confirma que el producto utilizado para provocar la matanza de sus abejas fue 𝐅𝐢𝐩𝐫𝐨𝐧𝐢𝐥 𝐲 𝐭𝐫𝐢𝐟𝐥𝐨𝐱𝐢𝐬𝐭𝐫𝐨𝐛𝐢𝐧𝐚. Se sospecha que los tóxicos habrían sido empleados en cultivos cercanos al sitio donde se encontraban las colmenas. La zona se caracteriza por presentar actividades agropecuarias; granjas avícolas y la siembra de hortalizas y árboles frutales.

Tanto el 𝐎𝐫𝐠𝐚𝐧𝐢𝐬𝐦𝐨 𝐝𝐞 𝐈𝐧𝐯𝐞𝐬𝐭𝐢𝐠𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐉𝐮𝐝𝐢𝐜𝐢𝐚𝐥 como el 𝐒𝐞𝐫𝐯𝐢𝐜𝐢𝐨 𝐍𝐚𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐒𝐚𝐥𝐮𝐝 𝐀𝐧𝐢𝐦𝐚𝐥 del Ministerio de Agricultura y Ganadería comenzaron las investigaciones, respecto de la mortandad de abejas desde el pasado 13 de agosto, cuando funcionarios –de ambas instituciones- se trasladaron hasta el lugar de los hechos, con la finalidad de hacer una inspección en el apiario afectado y recoger muestras de abejas para determinar la composición del veneno empleado para darles muerte.

Las autoridades de 𝐒𝐄𝐍𝐀𝐒𝐀 tienen en resguardo algunas muestras de abejas y la identificación del sitio donde fueron colectadas, elementos que permitieron llevar a cabo las pruebas de laboratorio por parte del ente competente.

La muerte masiva de abejas en estudio fue advertida a mediados de la semana pasada por el propietario del apiario en una visita rutinaria. La mortandad afectó tanto a las abejas pecoreadoras como a las nodrizas, es decir, aquellas que se encontraban en el campo, como a las que por su corta edad permanecían dentro de su colmena. Además, hubo una incidencia total entre las crías que se encontraban por nacer.

“Debido a la gravedad del hecho, desde 𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐬𝐭𝐚 𝐑𝐢𝐜𝐚, hacemos un llamado a las autoridades del Ministerio de Agricultura para que procedan a restringir y prohibir el uso de dichos productos. Además, para que inicien -a la mayor brevedad posible- con un programa de capacitación dirigido a todas las personas agricultoras sobre el uso y correcto manejo de todas las sustancias químicas potencialmente nocivas para las abejas. También exigimos que el MAG, coadyuve en la investigación para identificar e individualizar a los autores responsables del hecho para que sean procesados y respondan ante las instancias correspondientes, sentando un precedente y evitar que se presenten casos de igual o similar naturaleza”. detallan.

El 𝐅𝐢𝐩𝐫𝐨𝐧𝐢𝐥 pertenece a la familia de los fenilpirazoles y se emplea generalmente para luchar contra determinados insectos en tierra, cuando aún son larva.

La 𝐭𝐫𝐢𝐟𝐥𝐨𝐱𝐢𝐬𝐭𝐫𝐨𝐛𝐢𝐧𝐚 es el ingrediente activo de productos biocidas de alta toxicidad que se distribuyen bajo los Nombres comerciales de: Flint, Tega, Twist. Se utiliza para el control selectivo de algunos hongos en un amplio rango de cultivos, tanto en el campo como en invernaderos. El producto también resulta muy tóxico para organismos acuáticos, pudiendo causar efectos adversos a largo plazo en el ambiente acuático.

𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐬𝐭𝐚 𝐑𝐢𝐜𝐚 advierten que el país necesita decretar una prohibición total de estos plaguicidas en aplicación del principio de precaución. El 𝐅𝐢𝐩𝐫𝐨𝐧𝐢𝐥 ya está prohibido en muchos países de la Unión Europea, pero las abejas no conocen fronteras. Para detener su declive, debe prohibirse estos plaguicidas y desarrollar rápidamente un plan contra la amplia exposición química a que los polinizadores se enfrentan cada día.

Las abejas y otros polinizadores juegan un papel crucial en la producción de alimentos. Alrededor de un tercio de los cultivos alimentarios del mundo dependen directamente de la polinización natural de las abejas y otros animales. 𝐒𝐨𝐥𝐨 𝐥𝐚 𝐩𝐫𝐨𝐡𝐢𝐛𝐢𝐜𝐢ó𝐧 𝐚 𝐥𝐚𝐫𝐠𝐨 𝐩𝐥𝐚𝐳𝐨 𝐝𝐞 𝐭𝐨𝐝𝐨𝐬 𝐥𝐨𝐬 𝐩𝐥𝐚𝐠𝐮𝐢𝐜𝐢𝐝𝐚𝐬 𝐭ó𝐱𝐢𝐜𝐨𝐬 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐥𝐚𝐬 𝐚𝐛𝐞𝐣𝐚𝐬 𝐲 𝐥𝐚 𝐚𝐩𝐮𝐞𝐬𝐭𝐚 𝐝𝐞𝐜𝐢𝐝𝐢𝐝𝐚 𝐩𝐨𝐫 𝐥𝐚 𝐚𝐠𝐫𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐮𝐫𝐚 𝐞𝐜𝐨𝐥ó𝐠𝐢𝐜𝐚 𝐩𝐮𝐞𝐝𝐞 𝐫𝐞𝐚𝐥𝐦𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐬𝐚𝐥𝐯𝐚𝐫𝐥𝐚𝐬.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s