Este proyecto, cuya licitación nacional ganó Constructora Herrera, empresa sancarleña cuestionada por el caso «Cochinilla» tuvo un costo de ¢410 millones, con 17 km de sello asfáltico y un valor agregado importante.

En un recorrido por la Ruta Nacional 751 de 17 kilómetros, comprendida entre Boca de Arenal y Altamira de Aguas Zarcas, e intervenida hace un año, se puedo evidenciar en el sector de Altamira gran cantidad de huecos, hundimientos en la vía y alcantarillas con desgaste de asfalto.

Este proyecto, cuya licitación nacional ganó Constructora Herrera, tuvo un costo de ¢410 millones, con 17 km de sello asfáltico y un valor agregado importante, ya que esta carretera servirá de ruta alterna para la intervención del puente Iguanas, sobre la ruta 35, en Muelle y que deberá ampliarse.

Pero como se puede observar los trabajos aquí fueron pésimos, la capa asfáltica que se colocó es muy delgado y los hoyos están en todas partes.

Sector de Altamira

«Son trabajos de control de polvo y sello asfáltico en los tramos de Altamira a San Jorge y de San Jorge hasta Boca de Arenal y se están trabajando en conjunto con la empresa Constructora Herrera que fue la que ganó la adjudicación», dijo el año pasado a San Carlos Digital Esteban Coto, director regional de Conavi.

Los trabajos constaban de la colocación de alcantarillas e incluso el levantamiento de la vía en algunos tramos.

Para entrar a esta ruta, las personas pueden hacerlo por la entrada a la conocida Casa la Araña en Boca de Arenal o por el cruce de La Galera, hacia Santa Teresa.

ASfaltada hace un año