La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo expropiaron todos los bienes que Taiwán donó a la Arquidiócesis de Managua, informó en un comunicado la Procuraduría General de la República (PGR), tras conocerse que Taiwán donó su edificio y vehículos a la Iglesia Católica de Nicaragua. 

Los dictadores indican que el «reconocimiento de un Estado» en este caso China como «Una sola China», «implica el inmediato registro de todos los bienes inmuebles, muebles, equipos y medios, a favor del Estado reconocido; la República Popular China,  con absoluta e irrestricta Propiedad y Dominio» dice el comunicado de la PGR publicado la noche del domingo.

Taiwán donó a la Arquidiócesis de Managua el edificio donde funcionaba su embajada, ubicado en Planes de Altamira, confirmó a La Prensa, el vicario general de la Arquidiócesis, Monseñor Carlos Avilés.

«Ellos, antes de irse realizaron todos sus bienes, entre ellos estaba el edificio, se lo ofrecieron a la Arquidiócesis y la Arquidiócesis le dijo que no había ningún problema, pero aún están en esas cuestiones jurídicas de traspaso» dijo Avilés a La Prensa.

En el comunicado el gobierno dictatorial amenaza con cárcel a quienes reclamen los bienes.

Selañalan:

«Por lo tanto de acuerdo a nuestra legislación, no caben transacciones, traslados o traspasos entre estas, supuestas donaciones, cuya intención solo evidencia la naturaleza ilegal y voraz, de quienes pretenden con maniobras y subterfugios, apropiarse de lo ajeno» expresan.