Se iniciará con niños y niñas de 11 años y se irá disminuyendo un año en la edad de vacunación, en promedio cada tres o cuatro semanas, según la confirmación y llegada de vacunas pediátricas que, de acuerdo con lo indicado por Pfizer/BioNTech, se extenderá a lo largo del primer semestre.

También la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología acordó que los niños con condiciones de alto riesgo serán llamados por los centros médicos donde llevan su control para que reciban la vacuna. Este grupo incluye pacientes con: cáncer, drepanocitosis, enfermedades del corazón, parálisis cerebral infantil, mielomeningocele, hipertensión, enfermedad renal crónica y diabetes.

También incluye a niños y niñas con fibrosis quística, asma severa (control hospitalario), oxígenos dependientes, traqueostomizados, pacientes con inmunodeficiencias primarias, enfermedad autoinmune reumática (artritis idiopática juvenil, dermatomiositis juvenil, lupus, esclerosis sistémica, vasculitis), infección por VIH y beneficiarios de trasplantes de órganos.

Los menores con Síndrome Down o que padecen tuberculosis podrán recibir la dosis contra la COVID-19 en cualquier vacunatorio habilitado..