·       Uno de los locales tuvo que ser allanado por orden judicial ante la falta de colaboración de sus administradores

·       17 gallos de pelea maltratados  fueron decomisados y entregados a SENASA

En un nuevo golpe a la extracción minera ilegal en Crucitas de Cutris, San Carlos, frontera norte, la Policía de Fronteras, la Fuerza Pública y la Policía de Migración intervinieron varias cuarterías que servían como centro de operaciones de diversas actividades ilegales.

Las acciones se desarrollaron entre el jueves y viernes de la semana pasada por parte de dichos cuerpos policiales con el apoyo del Ministerio de Salud, así como de las autoridades judiciales de San Carlos.

En la cuartería de Toñito ocultaban mercurio

Durante las intervenciones efectuadas el jueves, las autoridades encontraron, en la denominada cuartería de Toñito, donde había  un grupo de nicaragüenses en condición migratoria irregular, quienes se encontraban en habitaciones sumamente insalubres.

En el sitio fue encontrado un frasco con 23.1 gramos de mercurio, por lo que funcionarios del Ministerio de Salud se hicieron cargo de este peligroso producto tóxico.

Algunas de estas personas tenían en su poder gran cantidad de herramientas para la práctica de la minería ilegal.

“La Casona” albergaba un criadero  de gallos de pelea y un cuarto para consumir drogas 

En una de las cuarterías que funcionan ilegalmente, denominada “La Casona”,  las autoridades encontraron otro grupo de nicaragüenses en condición migratoria irregular.

En el inmueble fue descubierto un criadero de gallos de pelea, donde había 17 animales con diversos daños físicos, como cortes en sus crestas.

De inmediato los 17 gallos de pelea quedaron a la orden de funcionarios del l Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) destacados en Santa Rosa de Pocosol.

Ante la falta de colaboración de los encargados del inmueble, a fin de poder revisar el área que funcionaba como cuartería, los oficiales fronterizos tuvieron que custodiar el lugar por 24 horas hasta contar con una orden judicial para allanarlo.

Fue así como el día viernes, con orden de allanamiento en mano, finalmente “La Casona” fue intervenida y en las habitaciones las autoridades encontraron varios  nicaragüenses en condición migratoria irregular, así como gran cantidad de herramientas y otros materiales usados para practicar la minería ilegal.

En lo que al parecer era un cuarto para el consumo de drogas, los oficiales efectuaron el hallazgo de varias dosis de marihuana y algunos residuos de lo que aparentaba ser crack y cocaína.

Las habitaciones de la parte usada como cuartería fueron clausuradas por parte del Ministerio de Salud, por lo cual no podrán ser usadas más para este fin, quedando habilitada solo la parte donde residen los dueños o encargados de la llamada “Casona”.

Las dos cuarterías albergaban un total de 32 nicaragüenses en condición migratoria irregular, los cuales fueron puestos en manos de la Policía de Migración a efectos de ser devueltos a su país.