En los bosques de la Zona Norte, habita un osito hormiguero, muy difícil de ver, se trata del Serafín del Platanar, también conocido como ceibita. Mide entre 15 y 18 centímetros de largo, con una cola de 18-20 centímetros, siendo los menores osos hormigueros del planeta.

En la Región Huetar Norte, se le puede encontrar en áreas boscosas, siempre permanece en las copas de los árboles,pasa el mayor tiempo durmiendo.

Según el Portal Nacional de Biodiversidad EcoBiosis, el Serafín del Plantanar es nocturno y solitario, esto también se une a la dificultad de observarlo. Habita en varios tipos de bosque, incluyendo manglares, en las tierras bajas y medias del país, debajo de 1500 metros.


Se alimenta de pequeños insectos, principalmente hormigas, de varias especies. Las captura con se lengua larga y pegajosa. La hembra tiene una cría a la vez, a la que carga sobre su lomo.

Pelota de peluche

El Serafín se asemeja a una pelota de peluche, cuando duerme, y su aspecto despierta a menudo la simpatía de las personas que lo conocen.

De acuerdo al Portal, en Costa Rica se registran tres especies de los llamados osos hormigueros. Uno es el oso caballo u oso hormiguero gigante, actualmente muy raro, quizás extinto, aunque de vez en cuando salen alguno que otro reporte de su presencia en el país. El oso chaleco o tamandúa, es el más común y relativamente fácil de ver. A menudo aparece atropellado en las carreteras lamentablemente. Y el más pequeño y quizás menos conocido es un pequeño hormiguero llamado serafín del platanar, ceibita o tapacara. Es más difícil de ver debido a su pequeño tamaño y a sus costumbres arborícolas

Según EcoBiosis para los indígenas de Talamanca el cuero de este animal fue considerado útil para curar el reumatismo. Entre algunos grupos es considerado animal tabú, por creerse que no habita este mundo, sino el cielo y cuando desciende por las ramas de los árboles es para anunciar la muerte. Provoca una enfermedad llamada «diLadLi». Según Wainwright, entre las creencias de los Bribris, este mamífero es un guía de las almas, de los recién muertos, hacia el cielo.

Serafín del Platanar

Comparte esto: