Por Leyendas y Mitos

El 20 de Marzo de 1916, en Virginia, Estados Unidos, se quitaba la vida el ser humano más famoso en ser exhibido en un zoológico como si fuera un animal, y así era tratado, ese día moría Ota Benga. ⠀

Ota era un guerrero de la tribu pigmea Batwa del Congo y había sido capturado luego de la matanza de su tribu por parte de las tropas belgas de Leopoldo II. En 1904, los organizadores de la Exposición Mundial de Saint Louis enviaron a Samuel Phillips Verner a Africa a buscar pigmeos para ser presentados como “eslabones de la evolución según la teoría de Darwin”, Samuel compró a Ota a traficantes de esclavos belgas. ⠀

En la exposición, con algunas limitaciones, Ota fue tratado como un empleado de la exposición, se paseaba por ella con su escasa vestimenta típica, arco y flecha, terminada la exposición empezaba su calvario.

Sin saber que hacer con él, Verner envía a Ota a Hermon Bumpus, director del Museo Americano de Historia Natural, este sin escrúpulo alguno, comenzó a exhibirlo en la “Casa de los monos” del Zoológico de New York. Si bien el público no sabía como reaccionar, generaba interés y el predio se llenaba, Ota deprimido solo se sentaba durante horas en la hamaca de los orangutanes. ⠀

Cuando Bronx William Hornaday, el director del zoológico le estaba por agradecer a Hermon por tan brillante idea, comenzó a haber manifestaciones frente al establecimiento. Miembros de la Iglesia afroamericana baptista organizados por el clérigo James Gordon bloqueaban las entradas del Zoológico generando simpatías de blancos progresistas.

Gordon logró que Ota fuera enviado al Asilo Howard Colored mientras se decidía que hacer con él ya que su tribu había sido aniquilada.

Finalmente fue instalado en Virginia, donde asistía a una escuela y trabajaba en una tabacalera, pero no se pudo adaptar, se volvió irascible y violento. El 20 de Marzo de 1916 hizo una fogata con todas sus pertenencias y se suicido con un disparo en el pecho, el arma era de su benefactor y tutor, Gregory Hayes.