• Pérdidas post desastre aumentaron más de 500 millones de dólares en los últimos años

• El personal capacitado son funcionarios públicos de instituciones como el AyA, ICE, ARESEP, UNA, MAG, CFIA, IMAS, MOPT, CCSS, CNE, entre otras.

San José, 12 de julio de 2022. La Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) capacitará a alrededor de 57 colaboradores públicos con experiencia en la respuesta ante desastres que puedan liderar y realizar la evaluación de necesidades post desastre (PDNA).

En esta ocasión, los miembros seleccionados son parte de instituciones que tienen a cargo infraestructura de servicios como agua, energía y transporte. Este personal capacitado logrará, luego de los cursos, generar evaluaciones sobre el daño directo y económico en materia de agricultura, transporte y energía, agua, saneamiento, impacto humano, vivienda, educación y salud.

Para Carlos Picado, jefe de la unidad de Desarrollo Estratégico de la CNE “este grupo de personas serán los encargados de evaluar las pérdidas en infraestructura como, por ejemplo, viviendas, puentes, carreteras, servicios básicos como acueductos y electricidad luego de un desastre.  

Esta información permitirá no solo tomar decisiones sobre la inversión requerida para reconstruir la infraestructuradañada y atender la población sino que también permitirá planificar la reactivación económica y social de las comunidades y los sectores productivos afectados que permitan reducir la vulnerabilidad ante futuros eventos que generan el desastre.  

Durante cuatro días, el personal seleccionado aprenderá sobre el Marco de Recuperación de Desastres (DRF) y la Evaluación de Necesidades Post Desastre (PDNA) con el objetivo de seleccionar y capacitar a un grupo de expertos en el país que, utilizando estas metodologías, realicen las evaluaciones de necesidades, de recuperación y el impacto económico que se genera luego de eventos como terremotos, inundaciones, deslizamientos, erupciones volcánicas, entre otros. 

En el período comprendido entre el 2011 y el 2020, Costa Rica logró reducir el número de muertes debido a desastres de origen natural, socio-natural o antrópico. Aun así, las pérdidas por daños en estos desastres pasaron de USD 308 millones (2011-2015) a USD 820 millones (2016-2020). 

Dentro de las instituciones participantes, se encuentran el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP), la Universidad Nacional y la Universidad Latina, Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), Ministerio de Salud, Instituto Mixto de Ayuda Social, entre otros. 

“Como Unión Europea estamos convencidos que la reducción de riesgos debe estar en el centro de la acción para acelerar acción contra el cambio climático y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible. Reafirmamos nuestro compromiso con Costa Rica para avanzar de la mano en agendas tan importantes como esta. En esta ocasión, estamos brindando nuestro apoyo a través del Instrumento de Política Exterior de la Unión Europea y su proyecto específico sobre la metodología de Evaluación de Necesidades Post-Desastre. Pero también hemos acompañado a Costa Rica en procesos que integran la gestión integral del riesgo con la acción climática, como es el caso de la Política Nacional de Adaptación al Cambio Climático y los apoyos que hemos brindado a través de nuestro programa EUROCLIMA+” dijo Maria Antonia Calvo Puerta, Embajadora de la Unión Europea. 

Por otra parte, José Vicente Troya Rodríguez, Representante Residente del PNUD, indicó que “nos complace reforzar nuestra alianza con la CNE para responder con soluciones integrales y respuestas de alta calidad. Estamos movilizando a nuestra red de especialistas internacionales para apoyar al país con miras a la recuperación con transformación que genere resiliencia, a fin de lograr resultados destinados a las personas, especialmente a quienes viven en mayor situación de vulnerabilidad ante posibles desastres”. 

Estas capacitaciones son posibles, gracias a un enlace de esfuerzos entre el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a la Unión Europea (UE) y el Banco Centroamericano de Integración Económica. Se realizarán los días 12,13,14 y 15 de julio de manera presencial en la Universidad Latina de Costa Rica, sede Heredia.