El vencejo rabihorcado (Panyptila cayennensis), conocido en algunos países como vencejo tijereta menor, macuá o pájaro macuá, es una especie de ave apodiforme de la familia Apodidae que habita en Centro y Sudamérica.

En Costa Rica se le puede encontrar en las partes bajas como nuestra Zona Norte, peto es muy difícil de ver. Construye sus nidos en la corteza árboles muy altos o en riscos.

Mide entre 13 y 14 cm de longitud y pesa alrededor de 18 gramos. Tiene plumaje negro, con el pecho de color blanco. Su pico y patas son negros y su cola es ahorquillada. Su nido mide 1 m de largo y tiene forma de manga. Ponen 2 o 3 huevos y se reproducen de enero a junio. Se alimentan de insectos y se dice que se aparean solo una vez en la vida.

El Pájaro Macúa, o Paniptila Cayennensis, es un ave negra que se aparea una sola vez en la vida y cuyos nidos consisten en una estructura en forma de mano de un metro aprox. Está fabricada con plantas, plumas y otros materiales pequeños que el pájaro pega con su saliva.

Para los más jóvenes o menos viejos, macuá es sinónimo de brujería y con frecuencia se escucha “le echaron la macuá”; pero para los menos jóvenes por no decir viejos, macuá es el nombre de un pájaro cuyas plumas, nidos y el propio animal, se utilizaba para preparar conjuros.

El pájaro macuá según cuentan los viejos es un pájaro pequeñito que pone sus nidos en los riscos muy altos o en árboles de gran altura y donde sea muy difícil la llegada de predatores, incluyendo al hombre.

Atrapar a esta pequeña ave, es casi imposible, pero los más hábiles que pueden llegar y trepar a esas alturas, se conforman con tomar el nido y las plumitas que en él se encuentren y se comercializan a precios asombrosos. Para qué? Pues las plumas y pedazos de nido se conservaban en perfume (santiguado por el brujo) y este perfume era efectivo para “abrir puertas”, atraer fortunas y conseguir pareja.