Según medios de Nicaragua el autobús emergente de Transporte Jarquín se quedó sin frenos y se pasó llevando a cuatro vehículos hasta detenerse al fondo de un abismo, exactamente en el kilómetro 162 de la carretera entre Estelí y Condega, en la cuesta La Cucamonga.

Los cadáveres de tres personas quedaron sobre la carretera y entre 12 y 15 de los 90 pasajeros murieron dentro del bus, según el reporte preliminar de la Policía Nacional. Otras 4 personas están ingresadas en estado crítico en el Hospital de Condega y más de 30 de menor gravedad fueron trasladados al hospital de Estelí.

Entre los fallecidos y lesionados hay emigrantes ecuatorianos y de otras nacionalidades que viajan rumbo a Estados Unidos.

El bus había salido de Managua a las 3 de la tarde, con destino final la ciudad de Jalapa. En ese horario habitualmente está programado el bus «El Segoviano», pero debido a un imprevisto lo sustituyó la unidad de Transporte Jarquín.