Ante el asedio de la policía sandinista y el impedimento que los fieles católicos entraran a la iglesia; el sacerdote de Parroquia Santa Lucía en Ciudad Darío decidió celebrar en el atrio de la iglesia y dar la Santa Comunión de una manera nunca antes vista.

El sacerdote ofició la misa con los portones cerrados ante el asedio de la guardia. Los pobladores temen que el padre Vicente Martínez sea el próximo secuestrado.

Policía sandinista asedia la Parroquia Santa Lucía en Darío, del sacerdote Vicente Martínez. » No podés grabar», le grita una mujer policía al que graba.