• Oficiales mejoraron técnicas para perseguir narcotraficantes y otros delincuentes en zonas boscosas.

• Policías aprendieron también cómo tratar a compañeros heridos, además de mejorar destrezas en uso de armas de fuego.

Perseguir peligrosos delincuentes armados en zonas boscosas, participar en operaciones de alto riesgo en lugares de difícil acceso, velar por la soberanía nacional y colaborar con las autoridades judiciales en allanamientos y otras diligencias sumamente riesgosas.

Estas son tan solo algunas entre la gran diversidad de operaciones que realizan las fuerzas policiales costarricenses, quienes cada vez requieren una mayor especialización y profesionalismo frente al crimen organizado.

Es por ello que, gracias al apoyo de gobiernos amigos, como el de Estados Unidos, esta semana concluyó una capacitación en la que se abordaron esos y muchos otros temas.

La parte teórica se realizó en las instalaciones de la Academia Nacional de Guardacostas, ubicada en Quepos, mientras que las prácticas de patrullaje terrestre se hicieron en las montañas de ese cantón.

Durante el curso, el cual duró cuatro semanas, participaron nueve oficiales de la Policía de Fronteras, nueve de la Unidad Especial de Intervención (UEI), nueve del Servicio Nacional de Guardacostas y cinco del Servicio de Vigilancia Aérea.

Ellos aprendieron acerca de cartografía y técnicas de navegación terrestre y desplazamiento táctico en sitios montañosos, así como en ríos, quebradas y pantanos.

De igual manera realizaron un reforzamiento y actualización en cuanto a técnicas de manejo de armas de fuego y disparo.

Los oficiales también aprendieron técnicas de primeros auxilios, así como para inmovilizar y estabilizar oficiales heridos en el cumplimiento del deber o bien de personas víctimas de alguna agresión por parte de delincuentes.

También reforzaron sus conocimientos en cuanto a técnicas para efectuar aprehensiones de persona sospechosa de cometer algún delito.

El comandante Edson Rodríguez, director de la Academia Nacional de Guardacostas, indicó que todos estos conocimientos son vitales durante el desarrollo de operaciones conjuntas entre las fuerzas policiales del Ministerio de Seguridad.

En el caso de los oficiales del Guardacostas, si bien su ámbito de acción son las operaciones marítimas, en ocasiones deben coordinar y desarrollar operativos de seguimiento en tierra de narcotraficantes en fuga, que, tras abandonar las embarcaciones con drogas, se internan en zonas boscosas.

Los oficiales se graduaron durante un acto efectuado en la Academia Nacional de Guardacostas en Quepos con presencia de instructores de la Marina de Estados Unidos.