Con tarros y baldes viejos, pero como mucho fervor patrio, estos niños sancarleños habitantes de la frontera norte, celebraran la independida.

Las carencias de una zona olvidada no son obstáculos para que estos menores proclamen nuestra libertad e independencia con mucho fervor.

Por no contar con instrumentos musicales, con baldes y tarros, estos estudiantes de la Escuela de la Guaria de Pocosol, San Carlos se preparan para el desfile del 15 de setiembre.

Las escuela de la Guaria de Pocosol de San Carlos, a más 100 kilómetros de Ciudad Quesada. está ubicada muy cerca de la frontera con Nicaragua,

Los niños aquí son de muy escasos recursos y algunos deben caminar varios kilómetros para llegar a clase por caminos en muy mal estado. La mayoría llegan en botas de hule a escuela, botitas que dejan en las afueras de la escuelita antes de ingresar a las aulas.

La Guaria de Pocosol es una comunidad muy afectada por la delincuencia, a menudo se dan asaltos a comerciantes, ya que aquí la seguridad brilla por su ausencia.

Video por Bayron Rojas, docente.