La Fuerza Pública inició con el decomiso de pólvora de contrabando de cara los festejos de fin y principio de año en el cantón de Upala.

Este domingo, las autoridades reportaron el decomiso de pólvora a varias personas. En el sector de Delicias interceptaron a una mujer de apellido Méndez a eso de las 6:20 p.m. a la cual le decomisaron cuatro cajitas de pólvora “espanta suegra” con 50 unidades cada una, para un total de 200 unidades.

Los oficiales coordinaron con las autoridades judiciales y bajo la orden de la fiscal de turno se procedió con el respectivo decomiso además de notificar a la mujer que debe presentarse este martes ante la fiscalía para lo que corresponda por el posible delito de trasiego de pólvora.

En el mismo lugar, los policías intervinieron a un sujeto identificado con el apellido Ruiz, a este le decomisaron 36 cohetes, la fiscal ordenó el decomiso y le fue notificado que deberá presentarse ante la fiscalía local este martes en horas de la tarde por el posible delito de trasiego de pólvora.

Otro de los casos se generó en la entrada al barrio Venecia, allí los policías intervinieron a una nicaragüense de apellido Méndez a la cual le decomisaron un paquete con 40 unidades de pólvora marca el dragón, además; de 24 unidades de bombetas.

En el mismo sitio, abordaron a una joven de 22 años quien dijo a los oficiales es vecina del cantón de Guatuso, a ella le decomisaron 90 unidades de pólvora, entre ellos: cuartos de dinamita, cohetes, volcanes grades, medianos y pequeños…
En total lo decomisado solo este domingo por los oficiales da un total de 390 unidades de pólvora a tan solo tres personas.

En Costa Rica toda la pólvora explosiva, como bombetas de cualquier tamaño, cohetes explosivos y “espanta suegras”, está prohibida.

Según el artículo 93 de la Ley de Armas y Explosivos, se darán penas de tres a siete años de prisión por la venta de pólvora a menores o a personas con alguna discapacidad, además de que impone esa misma pena a quienes adquieran, comercien, transporten, almacenen y vendan artículos explosivos sin el respectivo permiso.