Los últimos avistamiento de cocodrilos, principalmente en playas del Pacífico de nuestro país y en algunos ríos, se suman a los peligros por accidentes en playas como son los la corrientes de resaca que a menudo producen muertes por inmersión o ahogamientos.

Si viaja a playas y ríos es importante preguntar por la posible presencia de estos animales, vistos en algunas playas del Pacífico. En el caso de ríos, es conveniente también no meterse a sus aguas si se desconoce sobre la presencia de estos reptiles.

Los constantes videos de avistamiento de cocodrilos en playas, centros de población, patios de casas y ríos y la muerte de un menor en Matina de Limón por uno de estos animales, nos debe poner alerta y sumar este nuevo peligro en los paseos a playas yt ríos.

Aunque estos reptiles siempre han estado en nuestro medio y se debe respetar su hábitat, hay quienes piensan que que hay que reducir su población. Bien se sabe que somos las personas que hemos invadido su hábitat, lo que hace que se desplacen a otras zonas e incluso a centros de población donde a menudo se deben reubicar.

Según los internautas y grupos en redes sociales existe una sobrepoblación de cocodrilos, debido a la ley de conservación de vida silvestre emitida en los años 60, que prohibió su caza, ya que la cacería llevó la especie al borde de la extinción.

La percepción de la gente es que existe sobrepoblación, pero la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) tiene al Crocodylus acutus como una especie con poblaciones vulnerables. En el caso de nuestro país existen escasos estudios que determinen la cantidad de reptiles por kilometro cuadrado y su capacidad de alimentación en estos espacios

.

Cabe destacar que el urbanismo y la invasión de sus territorios permiten estos encuentros con el ser humano.

Por otra parte, esta los tours donde se llevan a turistas ver cocodrilos y incluso se permite la alimentación de estos, son factores que hacen que estos reptiles busquen involucrarse más con el ser humano.

Actualmente, la destrucción o modificación de hábitats naturales es la principal amenaza a la cual están sometidas las poblaciones de cocodrilitos. La protección de hábitats acuáticos como humedales, determinará en gran medida el futuro de la conservación de cocodrilos a nivel mundial (IUCN, 1992)., señala un estudio del Sistema Nacional de Áreas de Conservación titulado: «Estado Actual de los Cocodrilos (Crocodylus acutus y Caimanes (Caiman Crocodilus) en Costa Rica, 2019.

Invasión de su entorno

De acuerdo al estudio en Costa Rica, el hábitat de los cocodrilos ha experimentado la invasión y alteración de su entorno en las últimas décadas, producto del crecimiento demográfico, el avance de la frontera agrícola, la presión urbana, la construcción y mejoramiento de la red vial, y la consecuente fragmentación de los ecosistemas (Sandoval, 2017).

Los principales factores que afectan la sobrevivencia de C. acutus son la destrucción y perturbación de su hábitat, debido a
las características e intensidad del desarrollo turístico. Siendo los hábitats de esta especie, rápidamente transformados en hoteles, clubes privados, marinas, y otros tipos de infraestructura (Sandoval, 2017).

De acuerdo al estudio a pesar de que en el país existe una percepción sobre un aumento en las poblaciones de cocodrilitos e inclusive sobrepoblación, los datos con los que se cuenta no permiten asegurar nada al respecto.

De los datos se puede extraer que las poblaciones de algunas localidades se han recuperado, lo que significa un aumento en el número de individuos. Pero como se mencionó anteriormente, debido a la falta de información sobre el estado de las poblaciones antes de la década de los 90´s, no se puede asegurar que las poblaciones ya están recuperadas, aún están en proceso de recuperación, o son más abundantes que lo que eran originalmente.

Los cocodrilos son depredadores tope de la cadena alimenticia y evidentemente las personas no saben las consecuencias ecológicas que genera la eliminación de un depredador tope en los ecosistemas..