El Ministerio de Seguridad Pública continúa perdiendo personal policíal, algunos oficiales renuncian, se pensionan y otros son despedidos, al final unas 400 a 600 plazas quedan vacantes por año y la mayoría de plazas son congeladas y con la entrada en vigencia de la ley de empleo público y un salario global poco atractivo cada vez menos personas van a querer ingresar a laborar al Ministerio de Seguridad Pública.

Con la entrada en vigencia de la ley de empleo público, los policías que ocupan las plazas del Ministerio de Seguridad Pública continúan con el salario congelado mientras la inflación del país es alta, muchos policías han renunciado y las direcciones policiales se quedan con mucho menos personal para afrontar la gran ola criminal que atraviesa el país.