Un grupo de instituciones comandada por la  ASADA de Horquetas de Sarapiquí  formó  plantó  una parcela completa de arbolitos de almendro amarillo, árbol, cuyo fruto es el alimento preferido de la lapa verde,  en peligro de extinción.

Con esta acción, se busca la supervivencia de  estos animales,  la protección del agua, así como  regenerar los suelos  y la creación de bosques.

Se calcula que en la zona norte y el Caribe de Costa Rica hay unas 350 lapas verdes de las 1.000 que habitan en el mundo.

Sarapiquí es uno de los últimos hogares de esta especie en peligro de desaparecer ya que en los últimos años ha sido  cazada y sus polluelos se retiran de los nidos para tenerlas como mascotas.También la tala de los bosques y arboles como el almendro han hecho que la especie disminuya.

. En la fauna sus enemigos naturales son los felinos grandes como los pumas y otras especies como halcones, águilas, tucanes y serpientes.

En algunas parte de Sarapiquí el (Ara ambiguus), o lapa verde, se pueden ver las parejas de lapas verdes volando y alimentándose en árboles de almendro, lo que supone una atracción para los turistas.

Cabe señalar que la zona de Sarapiquí y parte del atlántico  son los únicos sitios del  país donde habita esta especie, hermosa por su plumaje verde.

La Lapa Verde se reproduce entre diciembre y junio en huecos de árboles, sobre todo del mencionado almendro de montaña, huecos que se forman al quebrarse las grandes ramas de estos árboles.