Por años la cultura indígena Maleku de Guatuso, ha mantenido la costumbre de enterrar a sus muertos dentro de las casas si fallecen por muerte natural y en pantanos si mueren por accidente.

Los miembros de la etnia Maleku, habitantes de Guatuso de Alajuela, han   acostumbrado  a enterrar a sus muertos dentro de la chozas donde éstos vivían para nunca olvidarlos. Son sepultados en la tierra en anexo de la vivienda o fuera de esta. Los Maleku tienen la creencia  que sus espíritus siguen  influyendo beneficamente, y ellos parten durante el plazo de 15 días a otro rancho. Se entierra en la mañana y solo los miembros del palenque pueden asistir.

Esta es una tradición  milenaria  heredada por los indígenas que habitan en las comunidades Tonjibe, Margarita y El Sol. De hecho, son pueblos donde no hay cementerio común.

Hoy al vivir en casas de cemento, el Maleku ha tenido que adquirir un permiso especial del gobierno costarricense para enterrar a sus muertos en sus patios traseros.

Para comunicar el fallecimiento de un indígena a los vecinos e invitarlos a la ceremonia de entierro -llamada Poora-, se toca un tambor hecho con madera de cedro y cuero de iguana.

La ceremonia, que comienza a las 4:00 a. m. y dura hora y media, se realiza en dialecto Maleku. En ella se llama a la comunidad para que perdonen al fallecido.

Al muerto se le coloca un collar de semillas de chonta, del que cuelgan tres colmillos de saíno, que representan su nacimiento, su vida y su muerte.

El cuerpo es envuelto con una fibra de mastate, y colocado en una fosa sobre una capa de hojas de suita y una cama rústica de palos. En el interior de la tumba colocan los productos tradicionales de la comunidad -yuca y cacao-, junto con algunas pertenencias del difunto.

Cuando termina el entierro, la misma comunidad escoge a una mujer para que sea la que guarde el luto en representación de todo el pueblo.

Según detallan los líderes comunales si el fallecido es un niño, el luto se guarda durante una semana; si es adulto, son 15 días; y si es un anciano, un mes. En este lapso la mujer se dedica a cuidar la tumba y hacer oración por el difunto.

Alrededor de esa tumba nadie camina y durante tres o cuatro años después del entierro está prohibido hablar de la persona fallecida.

 Tipos de muerte

Existen dos tipos de muerte para los Maleku la muerte natural y la muerte provocada por algún accidente. La persona si muere de vejez o enfermedad, se considera que está con

Tócu (Dios) y se entierra en su rancho. Al morir una persona de la familia de muerte natural; los familiares mantienen viva la práctica tradicional de enterrarlos en sus ranchos, detalla la «Minienciclopedia de la de Los  Pueblos Indígenas  de Costa Rica» del MEP.

Los que mueren por accidente; ahogados, por mordeduras de serpientes, accidente de tránsito, entre otros son  enterrados por los familiares mayores, en una zona pantanosa colocándolos cabeza abajo en el lodo, con todas las cosas que les pertenecían. Estas zonas no se conocen porque hacen el entierro muy discreto.

El cadáver no deben verlo los niños. Solo participan familiares y miembros deuna misma comunidad; aunque tengan familiares o amigos en otros palenques no se le invita por respeto al difunto. Siempre se les agradece a las personas.

Se conserva hoy día el enterramiento indígena; principalmente a pedido de entierren en el panteón de San Rafael de Guatuso, sino al lado de su casa o dentro de ella según la tradición Maleku.

Usan una caja de madera, se viste al difunto con taparrabo hecho de mastate. La caja no debe tocar tierra, es por eso que en el fondo del hueco se hace una especie de bóveda hacia uno de los lados donde se introduce la caja.

A la par del cuerpo se pone una olla de barro, una bolsa hecha de mecate y tejido. No pueden llevar cadenas y a los tres días se hace una fiesta de sufrimiento donde toda la comunidad visita a los familiares del difunto, pasan a dar el pésame

La etnia Maleku posee una extensión aproximada de 2.994 hectáreas, con una población de 498 habitantes; es la población más pequeña de Costa Rica y Centroamérica. Se concentra en los palenques El Sol, Margarita y Tonjibe

Foto de la página Maleku Tribe of Costa Rica