En la Zona Protectora la Selva en Sarapiquí habita el “Sapo Gigante”, el más grande de los anfibios del país y uno de los más grandes del mundo. Es también conocido como Sapo de Caña. Alcanza una longitud promedio de 10 a 15 cm, con un peso de hasta tres libras.

Las hembras son más grandes que los machos pueden alcanzar hasta nueve pulgadas de largo. No solo es el más grande de Costa Rica, sino que el sapo de caña es el sapo uno de los más grandes del mundo.

Dicho sapo tiene una cabeza con crestas óseas y piel cubierta de verrugas. Su coloración tiende a oscilar entre marrón y verde en la parte superior, con una mezcla de colores beige en su vientre.

Comen ratones

El sapo gigante come ratones, lagartijas y otras ranas. Las fuentes de alimentos más comunes incluyen una variedad de insectos, arañas, gusanos, hormigas, entre otros.

Dicho anfibio  juegan un papel vital en el equilibrio de la vida silvestre del país,  debido a sus hábitos alimenticios. Se cree que los sapos fueron utilizados como una forma de control de plagas en las plantaciones de banano de la provincia de Límon, Costa Rica.

El sapo de caña se puede encontrar hoy en muchos lugares en todo el mundo, sin embargo, son nativos de América del Sur y Central.

Al Sapo de Caña se le ha visto en el Parque Nacional Corcovado y la Zona Protegida La Selva, en Sarapiquí.

Veneno puede matar un cocodrilo

Dicho anfibio posee una glándulas venenosas que son un mecanismo de defensa útil que el sapo de caña tiene en la base de su cuello. Se dice que es  tan venenoso que puede matar a un cocodrilo. Debido a esto, muchos depredadores solo intentan comer a los sapos cuando son muy jóvenes.

El Sapo de Caña produce una enorme cantidad de huevos, que van desde ocho mil a veinticinco mil a la vez. Los huevos se incuban en el agua en hebras de hasta sesenta y seis pies de longitud.

El sapo de caña ha existido durante mucho tiempo y sigue prosperando sin importar la participación humana o el cambio climático.

Información obtenida del sitio Govisit Costa Rica.