La Región Huetar Norte y en otras zonas de país habita una hormiga de 25 milímetros, cuya picadura es sumamente dolorosa, se trata de la llamada hormiga bala. El dolor se le compara con el que produce una bala de fuego. Se dice que la picadura es 30 veces más dolorosa que la de una avispa o abeja.

Según el sitio Ecured la hormiga bala está  compuesto por una sola especie, su nombre científico es Paraponera clavata (del griego ponerina, que significa dolor), En algunas partes se le conoce como hormiga 24 horas por las 24 horas de dolor tras una picadura.

Este insecto habita los  bosques lluviosos de baja altitud, desde el Amazonas hasta la costa atlántica de Costa Rica y Nicaragua.

Son hormigas de rasgos y comportamientos primitivos. Las obreras llegan a medir hasta 25 milimitros de longitud y las reinas son de mayor tamaño. Las colonias se componen de varios cientos de individuos y por lo general se encuentran en las bases de los árboles.

Desde el punto de vista de salud pública, se considera como peligroso el veneno de la hormiga Paraponera clavata. En este veneno se ha encontrado un factor hemolítico directo, además de factores procoagulantes, no se ha determinado aún el componente que origina la acción neurotóxica asociada a este veneno. Como consecuencia de las picaduras se produce eritema y edema local, ocasionalmente acompañada de fenómenos sistémicos (escalofríos, sudoración y taquicardia), parálisis.

hormiga bala

Como consecuencia de las picaduras se produce eritema y edema local, ocasionalmente acompañada de fenómenos sistémicos (escalofríos, sudoración, diaforesis y taquicardia), parálisis respiratoria e insensibilidad del miembro afectado. El tratamiento es sólo sintomático, con analgésico. En caso de un choque anafiláctico, el manejo es similar al de la picadura de abejas.

La hormiga bala es depredadora y, como todos los putomorfos primitivos , no muestra polimorfismo en la casta obrera; La hormiga reina no es mucho más grande que los trabajadores.No son hormigas agresivas, pero son viciosas cuando defienden el nido, producen un sonido estridente y pican con ferocidad.