• CCSS presentará denuncias ante Ministerio Público contra grupo que violentó instalaciones del hospital de Heredia

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) denunciará ante el Ministerio Público a las personas que esta tarde violentaron las instalaciones del hospital San Vicente de Paul, en Heredia, golpeando a funcionarios del establecimiento y obligando a la suspensión de la consulta externa y otros servicios.

Sobre estos hechos, el doctor Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la institución, condenó los actos de violencia ocurridos, pues no solo pusieron en riesgo la integridad física de los funcionarios sino de los asegurados que en ese momento se encontraban en las instalaciones.

“Este incidente puso en riesgo no solo al personal de seguridad, médico y asistencial del hospital sino a los propios usuarios y pacientes. Costa Rica saldrá adelante de esta pandemia con ciencia, educación y las correctas acciones colectivas, jamás con violencia y teorías de conspiración”, enfatizó el presidente de la CCSS.

El doctor Macaya explicó que en este momento el equipo legal de la institución está recabando prueba documental que permitirá plantear a la brevedad, ante las instancias judiciales, las denuncias correspondientes para su consideración y emisión de las condenas que correspondan.

Sobre los hechos, la doctora Priscila Balmaceda Chaves, directora del hospital San Vicente de Paúl en Heredia, explicó que el niño ingresó por una patología respiratoria, por lo que dado los factores de riesgo y el contexto epidemiológico actual se indicó por parte del médico tratante la colocación de la vacuna contra la covid-19. Aunado a esto, se detectó una situación que requirió de la intervención del servicio de trabajo social, lo que asociado a la negativa de los padres a vacunar al niño derivó a solicitar el criterio por parte del Patronato Nacional de la Infancia.

El egreso del menor se dará una vez los servicios de pediatría y de trabajo social de hospital lo autoricen.

La doctora agregó que, previo a los hechos violentos, atendió de forma amplia y cordial al padre del menor, quien se hizo acompañar por la diputada Shirley Díaz Mejía y por un asesor legal, para explicarles la situación médica y administrativa en torno al caso.

La invasión al centro médico obligó al personal al cierre de las instalaciones con la consecuente suspensión de los servicios de consulta, laboratorio, farmacia y rayos X y solicitar el apoyo de la Fuerza Pública para controlar la situación, con el fin de resguardar la integridad del personal y los pacientes del hospital.

“Lamentamos mucho que se esté dando esta situación. Somos muy respetuosos de la opinión que puedan tener las personas pero como centro de salud tiene que respetarse el abordaje que el personal médico le esté brindando a nuestros pacientes. No puede ser que actos como estos obliguen a tomar decisiones para egresar pacientes”, aseveró la doctora.

En este momento, las áreas de salud de la subred de Heredia ampliaron sus horarios de atención de urgencias en apoyo al hospital herediano..