• El sábado pasado se dio el más reciente caso en Chimurria de Llanuras del Gaspar donde tenían 55 gallos vivos y dos muertos 
  • El 27 de febrero había sido desmantelada otra gallera en Río Frío de Horquetas de Sarapiquí

  • Ya van seis galleras intervenidas en todo el país en lo que va del 2022 gracias a denuncias ciudadanas contra el maltrato animal

  • Las peleas de gallos están prohibidas en Costa Rica desde 1890

Sarapiquí es el cantón que registra más galleras intervenidas en los dos meses y medio que va de este año, pues el pasado sábado 5 de marzo la Policía de Fronteras, la Fuerza Pública, la Fiscalía y el OIJ clausuraron un local donde se realizaban peleas de gallos, el segundo de este tipo en lo que va del año en dicho cantón. 

Gracias al apoyo de la ciudadanía, cada vez más consciente de que este tipo de actividades constituyen un acto de maltrato animal, los oficiales de la Policía de Fronteras, quienes están destacados en el puesto de Delta Costa Rica, recibieron una alerta acerca de una pelea de gallos que estaba iniciando. 

Fue así como varios oficiales fronterizos que estaban realizando un patrullaje, de inmediato se desplazaron hasta una finca ubicada en la localidad de Chimurria, distrito de Llanuras del Gaspar, Sarapiquí. 

En el lugar se encontraban unas 80 personas, muchas de las cuales salieron huyendo hacia los charrales y potreros cercanos, luego de lo cual apenas 14 quedaron en la gallera, entre estas el dueño de la propiedad y organizador de la actividad, un hombre apellidado Hernández, quien al igual que las otras 13 personas fue aprehendido. 

Entre los detenidos estaban 12 costarricenses y dos nicaragüenses, quienes fueron puestos a la orden del fiscal de turno de Sarapiquí, el cual se apersonó al lugar junto con agentes judiciales, así como miembros de la Fuerza Pública. 

Por orden del citado fiscal, todos fueron liberados en el sitio tras ser identificados, aunque eventualmente deberán comparecer ante la Fiscalía de Sarapiquí con respecto a la causa que usualmente se sigue en estos por infracción a la Ley de Bienestar Animal. 

 

Dentro del improvisado galerón las autoridades encontraron 55 gallos vivos y dos muertos, además de bebidas y alimentos que, presuntamente, iban a ser comercializados sin ningún permiso sanitario, por lo que fueron destruidos. 

En apego a la Ley de Bienestar Animal, los 55 gallos que estaban vivos fueron decomisados y remitidos a la orden del Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA).  

Por orden de la Fiscalía, los oficiales de la Fuerza Pública y de la Policía de Fronteras procedieron a demoler la gallera. 

Ascienden a seis las galleras intervenidas este año 

En lo que va del presente año, la Fuerza Pública y la Policía de Fronteras, junto con otras autoridades, han intervenido seis locales destinados a la pelea de gallos, o bien a criar estos animales para tal finalidad. 

 

De esos seis inmuebles intervenidos, dos se situaban en el cantón de Sarapiquí, uno en Santa Cruz de Guanacaste, uno en Guatuso de Alajuela, uno en Barva de Heredia y otro en Crucitas de Cutris, cantón de San Carlos, este último era un criadero de gallos que se ubicaba dentro de una cuartería clandestina.