Nayib Bukele, Presidente de El Salvador ahora amenaza a los pandilleros con no darles de comer a los presos si buscan vengarse: «Les juro por Dios que no le doy ni un arroz para ver cuanto duran y no me importan lo que digan los organismos internacionales, que vengan a proteger a nuestra gente. Que vengan llevarse a sus pandilleros, se los doy todos

Ustedes desatan una ola de criminalidad y nosotros les quitamos la comida. Tendrán 17 mil pandilleros con hambre y seis mil que hemos arrestado en estos días. Por lo menos aquí, van a tener comida» dijo Bukele.

Hasta ayer lunes 04 de marzo la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada habían realizado 5,747 arrestos de pandilleros, en nueves días y únicamente 8 de ellos con RÉGIMEN DE EXCEPCIÓN.

Cabe señalar que Bukele hace enormes esfuerzos para detener la delincuencia extrema que ha sumido el salvador en estos días, luego que al parecer la negociaciones secretas que ha mantenido con las Maras no han dado resultado.

De acuerdo analistas en El Salvador nunca han bajado los homicidios de manera sostenible a no ser que los poderes políticos hablaran con las pandillas. Se sabe que pandillas son las que tienen la palanca en las cifras de homicidios.

Al Presidente salvadoreño criticado por su enorme represión y cero rehabilitación de estos grupos criminales, hijos de una guerrilla salvadoreña, busca a toda costa bajar al delincuencia con la represión de las maras.

Bukele quiere evitar a toda costa que las pandillas tengan ingresos pero no ha logrado atacar a quienes las financian, detallan otros.

Bukele se caracterizado por el uso de la redes sociales para llegar al pueblo

El Salvador registró el 25 de marzo una ola de violencia que se saldó con al menos 14 homicidios, por arriba del promedio diario de 2,8 asesinatos diarios que el país registró en los primeros meses del año en curso, y sin que las autoridades aclaren las razones de la repentina alza, según trascendió este sábado

En diciembre de 2021, el Departamento del Tesoro de EE.UU. sancionó a dos funcionarios del Gobierno de Bukele por supuestas «negociaciones secretas» con la MS13.  Según Estados Unidos, Osiris Luna, director de las prisiones, y Carlos Marroquín, director de Reconstrucción del Tejido Social, «dirigieron, facilitaron y organizaron» una serie de encuentros con líderes de la pandilla encarcelados, como parte de los esfuerzos del Gobierno salvadoreño para negociar «una tregua secreta» con los jefes de la MS13, detalla BBC News

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.

Las autoridades no han dado detalles de las razones de esta alza en la violencia en El Salvador, mientras que las cifras de la Policía permiten ver que el comportamiento de estos crímenes se ha mantenido arriba del promedio en varios días de marzo. De hecho, en lo que va de este tercer mes del año se registran al menos 86 homicidios, según datos divulgados por la PNC, cifra superior a la registrada en enero y febrero, con 85 y 79 muertes violentas, respectivamente.

Hay que recordar que la imagen de ciertos sectores hacia la figura del presidente salvadoreño se disparó a raíz de su polémica entrada en la Asamblea Legislativa acompañado de militares el pasado mes de febrero.

Con aquella sorprendente imagen, bautizada popularmente como «Bukelazo», pretendía presionar al Congreso -en el que su partido no tiene representación- para que aprobara la financiación de la siguiente fase de su plan de seguridad.

El país viene de un gobierno con un repunte durísimo de homicidios, y de pronto pasan a un mandatario de mano dura, simpático y guapo entre comillas, mediático, con una estrategia de marketing político y que le baja a

Otro factor fundamental que juega el uso estratégico de las redes sociales por parte de Bukele «tanto para acercarse al pueblo como para mandar» órdenes a su equipo vía tuit.