El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, expresó su preocupación por la reforma al Código Penal aprobada esta semana en El Salvador, y denunció que abre la puerta a la «criminalización» y «censura» del periodismo en el país centroamericano.

En un comunicado, Blinken reaccionó a la reforma aprobada el 5 de abril por la Asamblea Legislativa, que dicta penas de 10 a 15 años de cárcel por «cualquier tipo de manifestación escrita que haga alusión a las diferentes agrupaciones o asociaciones criminales terroristas de maras o pandillas».

El titular de Exteriores de EE. UU. aseguró que dicha enmienda «criminaliza el periodismo sobre ciertas actividades de las pandillas» y «da pie a intentos de censurar a los medios y prevenir las informaciones sobre corrupción y otros asuntos de interés público».

Señala el gobierno de Estados Unidos que los periodistas deben tener libertad para llevar adelante su labor sin temor a violencia, amenazas o detención injusta.

Según el secretario continuarán con el apoyo al El Salvador en sus esfuerzos por reducir la proliferación de pandillas. Desde 2008, hemos invertido USD 411 millones para mejorar la seguridad ciudadana y ayudar al gobierno salvadoreño a combatir la violencia por parte de pandillas. Algunos ejemplos incluyen la construcción de un laboratorio forense de última generación en Nuevo Cuscatlán y asistencia para recuperar y reacondicionar espacios públicos como el Parque Cuscatlán.

«Manifestamos profunda consternación por el aumento de la violencia y los homicidios perpetrados por las pandillas MS-13 y Barrio 18 en El Salvador el 25, 26 y 27 de marzo.

Las pandillas representan una amenaza para la seguridad nacional de El Salvador y de Estados Unidos. Instamos a El Salvador a abordar esta amenaza y, al mismo tiempo, proteger las libertades civiles fundamentales, incluidas la libertad de prensa, el debido proceso y la libertad de expresión.

Ahora más que nunca, resulta esencial que se extradite a los líderes de pandillas para que sean juzgados en Estados Unidos» detalló Blinken

«Los periodistas deben tener la libertad de hacer sus trabajos sin miedo a la violencia, las amenazas o las detenciones injustas», dijo Blinken.

Esa ola de asesinatos cobró la vida de más de 80 personas y colocó el 26 de marzo como el día más sangriento de la historia reciente del país centroamericano. «Urgimos a El Salvador a hacer frente a esta amenaza al tiempo

Ante esto, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele respondió a Blinken por medio de un mensaje en inglés vía Twitter.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-w

«Tengo un amigo periodista, quiere acceder a Gitmo (la base naval de EE. UU. en la bahía de Guantánamo) para ejercer sus derechos de ‘libertad de prensa’ y verificar si los detenidos han disfrutado de sus ‘libertades civiles’ y un ‘debido proceso’», comentó Bukele y añadió:  «Ustedes (Estados Unidos) tienen terroristas que los amenazan, y nosotros tenemos terroristas que nos amenazan».

También ayer lunes 10 de abril Bukele dijo en una red social los siguiente: «Una consecuencia de que toda esa gente, ONGs, medios de comunicación, partidos políticos y hasta gobiernos “amigos” hayan salido a defender a los pandilleros…

Es que ahora el pueblo salvadoreño estará claro de quiénes han estado detrás del derramamiento de sangre de sus familiares y amigos«