Durante la actividad de crucifixión el pasado 15 de abril al finalizar el vía crucis en Cantón Las Cruces, San Juan Bautista, Suchitepequez, Guatemala, una persona que hacia el personaje de Jesús en la cruz cayó mientras lo levantaban.

«Se cayó Jesús», exclamaron los asistentes al vía crisis en vivo, según reportes, el protagonista del Redentor del Mundo, sufrió algunos golpes de consideración.

Hoy, Juan José López, que representó a Jesús durante la Crucifixión y quien se salvó de morir aplastado pide ayuda porque teme perder su trabajo.

Después del incidente el afectado habló con el medio  Prensa Libre y Noticiero Guatevisión , Guatemala de cómo sucedió el accidente y el daño ocasionado por la caída.

Juan José López, de 37 años, es originario de San Juan Bautista, un municipio ubicado a 45 kilómetros de la cabecera departamental de Suchitepéquez.

Recuerda que estaba sobre la cruz y mientras pobladores intentaban alzarla perdieron el control debido al peso.

Desesperado por el incidente, López decidió lanzarse desde lo alto para no morir aplastado bajo el pesado madero.

Minutos después estaba en el suelo siendo ayudado por algunos compañeros y pobladores locales. Contó que no recibió atención médica y tuvo que retirarse caminando hacia su vivienda mientras la actividad continuaba.

Señaló que lleva ocho años participando de estas tradiciones, los últimos dos representando a Jesús en su Pasión y Muerte.

Poblador asegura que, tras el accidente, nadie lo ha visitado ni ofrecido ayuda. (Foto Prensa Libre: Marvin Túnchez)

Este año los organizadores le ofrecieron Q450 por suplir al personaje principal debido a que la persona a quien se le había asignado este papel estaba demasiado alcoholizada, por lo que pidió permiso para ausentarse de su trabajo como ayudante de microbús.

Agrega que los organizadores no le pagaron ni un centavo y ahora lleva cuatro días sin trabajar debido a que tiene una lesión a raíz de la caída que no ha sido atendida por falta de dinero. Teme perder su trabajo, ya que con este sustenta a su familia.

Además, narró que ninguno de sus compañeros lo ha visitado o proporcionado apoyo: “Desde el accidente, perdí contacto con todos, incluso con el coordinador del evento”, cuenta.

Luego de este accidente piensa dejar de participar en la tradición ya que muchos lo hacen alcoholizados y no hay garantías de seguridad. Agrega que dedicará más tiempo a su trabajo y familia.

Información del diario La Prensa de Guatemala