Por Henry Esquivel Monge

Hoy quiero felicitar a los piñeros en su día, a ese productor que se levanta muy temprano y se acuesta muy tarde, ese que, para ver el fruto de su cosecha, deja de ver la cara de sus hijos, porque se va antes que despierten y llega cuando están dormidos.

Esos que con dolor, esfuerzo y lágrimas muchas veces, brindan trabajo a muchas familias, que el éxito de su producto no es solo por ellos si no por sus colaboradores. Por esos empresarios que día a díahacen posible que cada agricultor pueda tener un mercado, que se esfuerzan por vender la piña a muchas y muchas naciones.

Hoy la piña de Costa Rica es conocida en todo el mundo y todo gracias al exportador, que junto a sus colaboradores se empeñan en tener siempre la mejor calidad de producto en el mercado.

Y digo colaboradores, porque para el piñero no hay peón, son colaboradores, porque gracias al esfuerzo, el amor, la dedicación y sacrificio de cada uno, es que se logra el resultado final.

Y si bien es un sector que lo han demonizado, no muchas veces se habla de su parte buena, el sustento que dan a tantas familias en el país, lugares donde no había de que subsistir hoy tienen una entrada económica, para llevar sustento a sus mesas.

Que se preocupan por actualizarse y ser másresponsables con el medio ambiente, creando nuevas moléculas y productos que impacten cada día menos el medio ambiente y al ser humano. Que se capacitan y crecen día a día con nuevas tecnologías para producir más con menos impacto.

Así que cada vez que llegue a su mesa y disfrute de este fruto, recuerda que detrás de él y gracias a su apoyo, hay muchas familias que llevan sustento a su hogar, que hay esfuerzo, sudor, lágrimas de tiempos difíciles y el amor de tantos y tantos colaboradores que hicieron posible que este producto llegara hasta su mano.

 

 

FELIZ DÍA DE LA PIÑA.