Cinco centros educativos en zonas rurales y fronterizas con Nicaragua fueron beneficiados con pupitres y escritorios según la necesidad inmediata que presentaban. Las casas de enseñanza que recibieron colaboración son:

Escuela de Tiricias (fronteriza), distrito Pocosol, con 30 pupitres y dos escritorios.

Escuela Juanilama, distrito Pocosol, con 30 pupitres.

Escuela de Paraíso, distrito Pocosol, con 12 pupitres.

Escuela y Liceo Rural Boca Río San Carlos (fronterizas), distrito Cutris, con 42 pupitres y dos escritorios repartidos entre ambas instituciones.

El mobiliario de segunda en excelente estado, fue donado por la Universidad Santa Lucía, tras un convenio público-privado que permite la articulación entre instituciones para canalizar ayudas como las de este tipo.

Instituciones como el Ministerio de Educación públicas (MEP), el Instituto de Desarrollo Rural (Inder), y el Benemérito Cuerpo de Bomberos, cooperaron trasladando todo hasta los respectivos destinos.

Como caso particular destaca la entrega hecha a la escuela y al liceo de la comunidad fronteriza de Boca del Río San Carlos, donde los escritorios y pupitres tuvieron que ser embarcados en varios viajes en lancha para poder llevarlos hasta las aulas.