Está es una de las momias incas mejor conservadas. «La Doncella», como es conocida en el mundo de la ciencia tenía sólo 15 años cuando murió

En 1999, en el volcán Llullaillaco, ubicado dentro de la Puna de Atacama, en la frontera entre la Provincia de Salta, Argentina y la Región de Antofagasta, Chile, fue encontrado el cuerpo de la momia “La Doncella” una pequeña niña inca.

La niña murió a la edad de 15 años aproximadamente como parte de un sacrificio realizado. Los incas preparaban a los niños que elegían la llamada “copacocha”, administrándoles alcohol y hojas de coca durante meses.

La momificación del cadáver se habría producido de forma natural. El aire frío y seco de la cordillera se encargó de la preservación del cuerpo de forma extraordinaria. Conserva sus órganos intactos y la sangre aún se encuentra presente en el corazón y los pulmones.

Los científicos, al tomar una muestra de tejido de sus labios, descubrieron que tenía una enfermedad similar a la tuberculosis.

El sacerdote inca los mataba o dejaba en la montaña para que murieran congelados. Esto llamó la atención de los investigadores que decidieron estudiar a “La Doncella” más a fondo.