El Presidente Salvadoreño Nayib Bukele abandonó ayer lunes el país a las 5:30 p.m en el jet privado que lo trabajo el sábado 04 de noviembre al país con su familia. Trascendió que su vieja era de vacaciones, pero sólo estuvo dos noches en el país, una de estas en la Fortuna de San Carlos.

Trascendió que la visita era de vacaciones, pero sorpresivamente ayer el mandatario salvadoreño abandonó el país en el jet, que según la Coordinadora Sindical Salvadoreña se trata del jet privado del empresario mexicano Manuel Arroyo Rodríguez, presidente de Grupo Lauman, dueño de el Financiero, COMTELSAT, Fox Sports, Millenium Air, entre otros. El jet tiene matricula XA-ARR.

De acuerdo con la Coordinadora Arroyo Rodríguez ha estado en el epicentro de muchos escándalos de corrupción en México. Un sector de la prensa mexicana lo ubica como prestanombres del Senador panista Ernesto Cordero y de la ex vocera presidencial, Alejandra Sota, y del ex Presidente Felipe Calderón.

Quedan dudas sobre la verdadera visita del mandatario a Costa Rica, ya que que medios nacionales e internacionales reportaron que se trataba de un viaje de vacaciones con su familia, pero sólo estuvo dos noches.

Casa Presidencial de Costa Rica, dijo que la visita del mandatario era meramente privada y aseguró que como dignatario el país le ofreció escolta en su estadía en Costa Rica.

El presidente salvadoreño es ligado en su país con supuestos actos de corrupción cuando era alcalde de San Salvador en el 2015. Se le acusa de pagar miles de dólares a empresarios ticos en proyectos de comunicación, pero que la alcaldía nunca vio.

Mientras estaba de vacaciones Bukele coordinó desde Costa Rica el asedio de la ciudad de Soyapango, con 9 mil soldados que tomaron la ciudad y arrestaron 140 integrantes de las maras, según el propio gobierno..

Bukele es considerado el mejor Presidente de América Latina por la represión contra las maras, para otros, un dictador populista violador de los derechos humanos por la fuerza que ha ejercido contra los pandilleros, llegando a prohibir en su país los tatuajes y grafitis con pena de cárcel. También se le acusa de procesar y encarcelar niños ligado a pandillas.