Por Ramón Meneses

Doña Zoraida Villalobos, una parriteña que decidió hacerse upaleña hace casi cincuenta años.

Doña Zoraida fue la ganadora al primer lugar del tamal upaleño y lo más bonito de todo esto es que ella destinó el dinero del premio para comprar juguetes, galletas, confites y muchas cosas más para llevarle alegría a muchos niños de escasos recursos económicos.

Ayer estaba en un almacén en el centro de Upala con una gran bolsa de galletas, para entregarlos los regalos a niños del distrito de Yolillal.