La forma tan brutal como asesinaron la sancarleña, aquel 20 de julio del 2020 en  Mansion Inn en Quepos, quedará para la historia de este país como uno de los hechos más macabros del crimen, por la saña de los asesinos contra la anestesióloga.

Su hermana Aura logró verla  y durante su declaración en el juicio menciona que quedó totalmente deformada y que sus labios se caían y ni siquiera se sostenían.

Era deforme, su cara. Ella tenía la cabeza más pequeña que la mía y cuando la vimos era inmensa”, exprsó su hermana, Aura Cedeño.

Contó su hermano Marconi que la vio, que tenía un profundo mordisco en una mejilla y otro en el antebrazo. Tal fue la deformidad del cadáver que no permitieron a los familiares verla en la vela, el ataúd, quedó sellado, como sellado y marcado quedo la vida de la familia según dijeron esta semana sus humanos que testificaron en el juicio.

Según narró Marconi fue él quien llegó al hotel el día que le comunicaron lo que había pasado, y fue a quién le entregaron las pertenencias de la doctora entre ellas menciono que era un salveque con cosas de su hermana y que estaban llenas de sangre y muy mojadas, incluso menciona que olían mal y tuvieron que desecharlas.

La hermana de María Luisa fue quien narró la forma como los padres de María Luisa se enteraron de su muerte. Cuenta que entre lagrimas su madre le mencionaba que por que Dios no los escucho en las oraciones que pedía para proteger a sus hijos, también agregó que le decía que le habían quitado la niña de sus ojos.

Los hermanos de la anestesióloga narraron en su momento  que María Luisa era la más influyente de la familia.

Contaron que debido a su trabajo María Luisa no podía estar en todas las reuniones familiares, pero siempre que podía via. Ella era la preparaba la cena de Navidad cada 24 de diciembre.

Contaron sus hermanos que desde que la doctora murió sus vidas cambiaron para siempre

«Hombre lobo»

El abogado de la familia de la doctora María Luisa Cedeño Quesada, Juan Marco en septiembre del 2020 que la forma de matar a la doctora fue tan violenta que un caso como esto en la Edad Media sólo se le atribuía a seres mitológicos como un hombre lobo o una criatura sobrenatural.

Detalló el abogado que las personas de esa época no creían que un ser humano pudiera haber realizado un asesinato como tal, por la saña y odio empleado contra la víctima. Explicó que es un acto de violencia de genero nunca visto por él en más de 30 años de labor de abogado.

«Por respecto y consideración a la familia y por los hechos en que están en investigación no podemos dar detalles, sobre el asesinato y la forma como se hizo ya que hubo mucha agresión y violencia por parte del o los responsables». detalló Ruiz, quien pidió a los periodistas empatía con la familia a la hora de hacer sus notas

Reveló el abogado que él o los asesinos, luego de cometer el crimen atroz procedieron a lavar el el cadáver en una tina para borrar huellas y luego lo pusieron en la cama y colocaron saliva de la propia víctima en la mordedura en el pecho, ya que el cuerpo tenía cuatro mordeduras.

Según Rivero hay pruebas de ADN en que culpan a un bailarín, pero el hecho de haber lavado el cuerpo, no excluyen al dueño del hotel Harry Bodaan y a un ingeniero que actualmente figuran como sospechosos. Además hay evidencia de que en la habitación estuvieron por lo menos tres personas.

Para Juan Marco Rivero todo indica que María Luisa, no tenía amistad con los sospechosos, detalló que la reservación del hotel fue fortuita por parte de la doctora.

Alfredo Hidalgo, médico amigo de la María Luisa, dijo que el país y el mundo perdió un a ser excepcional entregada a sus pacientes y al trabajo, y sobre, todo un gran ser humano.