Casos se entraban en el Poder Judicial de Garabito o terminan siempre desestimados

Garabito, Puntarenas, 20 de enero del 2023. La Defensoría de los Habitantes recibió hoy una petición formal para que llame a cuentas al Poder Judicial, específicamente a las oficinas ubicadas en Playa Jacó (Garabito, Puntarenas), donde varios procesos entablados por inversionistas extranjeros, en su mayoría provenientes de los Estados Unidos, casi siempre terminan desestimados o se prolongan durante años.

La queja ante la Defensoría, que también se hizo llegar a la Cámara de Comercio Costa Rica – Estados Unidos (AMCHAM, siglas en inglés) fue planteada por el estadounidense, Adam Blackiston, vecino de Playa Jacó –con estatus migratorio de residente desde el año 2002 -quien al llegar a Costa Rica contrató los servicios legales de un abogado tico de apellido Sánchez Chavarría, vecino de esa misma comunidad.

Muchos casos

Además, de esa demanda en contra de Sánchez Chavarría los Tribunales de Jacó recibieron en el pasado otras denuncias penales por estafa a otros inversionistas procesos que se tramitaron en los expedientes 16-000184-0645 PE, 14-2004-0645-PE y 12-0011252-077-PE (violencia doméstica, sobreseimiento). No obstante, la Fiscalía del Ministerio Público siempre pidió la desestimación en los dos primeros casos

En la nota Blackiston indica que “es sorprendente ver que mientras el gobierno de Costa Rica hace un esfuerzo por atraer inversión extranjera con el fin de generar encadenamientos productivos con empresas locales y generar más empleo a través de zonas francas, exoneraciones de impuestos a empresas y facilidades en la tramitación de permisos, por otro lado, vemos con preocupación que en el caso de Jacó, un grupo de abogados sin ética se ha encargado de desalentar toda posible inversión extranjera en dicha zona costera estafando a potenciales inversionistas”.

 

“Mi intención era invertir dinero en materia inmobiliaria construyendo condominios para después venderlos y en tal sentido la cantidad de ciudadanos porteños que se veían beneficiados en el diseño, construcción y venta de los condominios, era significativa, entiéndase albañiles, ingenieros, topógrafos, agentes de bienes raíces y por supuesto el abogado costarricense Sánchez Chavarría. Lamentablemente el abogado mencionado terminó con mi sueño de invertir en Costa Rica”, relató el demandante.

 

Opinión técnica​

 

Karl Villalobos, abogado de Blackiston, detalló que en Playa Jacó “existe un patrón recurrente de estafas contra ciudadanos de los Estados Unidos que llegan a invertir en Costa Rica. Como parte de mi trabajo me he dado a la tarea de investigar esta situación y he podido constatar que estamos ante una práctica usual que viene desde hace varios años y que causa un gran daño a la imagen del país, por esa razón, hemos solicitado a la Defensoría y a la AMCHAM que tomen cartas en el asunto”.

 

En la página de internet el Bufete del demandadoSánchez Chavarría indica que tiene como “misión brindar soluciones de servicios legales a personas de negocios entrantes e inversionistas internacionales que se mudan o hacen negocios en Costa Rica”.