Es imperativo atender la salud mental masculina

Solo uno de cada cinco hombres pensó en el último año en buscar ayuda de un profesional de la salud mental

·         Junio es el mes de sensibilización y concienciación de la importancia del cuidado de la salud masculina integral.

Cuidar la salud mental masculina es un acto de amor propio y una responsabilidad hacia quienes le rodean. Según datos de la Encuesta Actualidades 2023 de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR), solo uno de cada cinco hombres consideró buscar ayuda profesional por inquietudes de salud mental en el último año. De ellos, menos de la mitad (48.4%) concretó su intención. Esto quiere decir que apenas el 10% de los hombres en Costa Rica consultaron con un especialista en estos temas en los últimos doce meses.

Esta resistencia evidencia que a los hombres les cuesta más pedir y aceptar ayuda, así como gestionar sus emociones y enfrentar problemas y conflictos diarios. Gran parte de esta dificultad proviene de los mandatos sociales que los hombres llevan consigo en una sociedad patriarcal que enfatiza la masculinidad hegemónica en el papel de ser proveedor, protector, padre, autosuficiente y potente, entre otros, que finalmente se constituyen en factores de riesgo para la vida del hombre, señaló Waynner Guillén, docente de Psicología de la Universidad Fidélitas, quien destacó que por el contrario, la salud mental no es un signo de debilidad, sino una faceta vital de nuestra humanidad.

Datos que nos debe ocupar

·         En 2023, se notificaron 3.959 intentos de suicidio en Costa Rica, una cifra que supera en 1.063 los casos registrados el año trasanterior, lo que representa un aumento del 36,7% respecto a 2022. En Costa Rica, del año 2018 y hasta el 2022, se contabilizaron 1.984 fallecimientos por suicidio, de los cuales el 82% (1.627) eran hombres y el 18% (357) mujeres. El 2022 se convirtió en el año con más casos de suicidios en más de una década, por encima de 400 casos.

 

·         Los siniestros viales en Costa Rica han cobrado la vida 9.4 personas por cada 100 mil habitantes en los últimos 5 años.  El 86% fueron hombres, la gran mayoría conductores de carro o motocicleta. Del restante 14% son mujeres, de las cuales, más del 75% fueron pasajeras de algún vehículo, peatonas o ciclistas.

 

·         Los accidentes de tránsito afectan más a los hombres, los cuales registraron 9.946 afectados, lo que representa un 82.61% del total. Al revisar anualmente el porcentaje de ambos sexos, es evidente que los varones son las principales víctimas de la imprudencia, el irrespeto a las señales de tránsito, el exceso de velocidad y el estrés.

 

·         Según una radiografía hecha por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), la enfermedad isquémica del corazón fue la responsable de provocar la muerte de un total de 3.101 personas el año pasado. Este padecimiento provoca el bloqueo de los vasos sanguíneos y ocasionó la muerte de 1.811 hombres y 1.290 mujeres. Los tumores malignos de otros órganos digestivos causaron el fallecimiento de 2.148 personas, en su mayoría hombres: un total de 1.205 varones murieron por esta enfermedad y el número fue menor en las mujeres con 943.

 

·         En el 2023 se contabilizan 906 homicidios dolosos. Esta cifra equivale a una tasa de 17,2 homicidios dolosos por cada 100.000 habitantes. • Del total de víctimas, 830 eran hombres (222 más en comparación al mismo periodo del 2022) y 71 eran mujeres (24 más en comparación al mismo periodo del 2022).

 

·         2023 fue declarado eventualmente como el año de más homicidios contra mujeres de toda la historia de Costa Rica, 15 mujeres víctimas de un hombre, sin embargo, en lo que llevamos del 2024, la cifra es alarmante.  

Todos estos datos corroboran la marcada disparidad en la esperanza de vida entre hombres y mujeres. Mientras que la expectativa de vida promedio para las mujeres se ubica en torno a los 82 años, para los hombres se sitúa alrededor de los 76 años, lo que representa una brecha de seis años que refleja la realidad de la desigualdad en la salud entre ambos géneros (INEC, 2022).

Ante estos datos, es necesario realizar una seria reflexión sobre la salud masculina y su significado, trabajar en los imaginaros sociales en donde desde niños se les enseña a que los hombres son fuertes, no hablan de sus cosas, no pueden mostrar debilidad y tristeza en ningún momento, lo cual es absolutamente equivocado.  Todo lo contrario, enfatizó Waynner Guillén, ser hombre no significa reprimir tus emociones; significa ser valiente para expresarlas y definitivamente no hay nada débil en pedir ayuda cuando se necesita, más bien es un signo de fuerza y madurez.

Recomendaciones

Facilitar espacios en donde se pueda comunicar y expresar, trabajar las emociones y los estereotipos socialmente construidos sobre lo que significar ser hombre, reconstruir la masculinidad.

Promover estilos de vida mas saludables entre los hombres. Desde más actividad física, comer saludable, hasta disfrutar de la música o simplemente hablar con un amigo.

Se debe fomentar en los hombres desde que son pequeños que puedan expresar las emociones y su control, la ira no es la única emoción en los hombres.

Según Mental Health America, entre las afecciones de salud mental más frecuentes en los hombres se encuentran la depresión, el suicidio, la ansiedad, el trastorno bipolar, los trastornos de la alimentación, la esquizofrenia y el abuso de sustancias. «Hablar de estos temas constituye una necesidad para promover una adecuada salud mental entre los hombres.

Algunas alertas

La Asociación Americana de Ansiedad y Depresión (Anxiety and Depression Association of America) afirma que los principales síntomas de la salud mental en los hombres son:

1.       El abuso o mal uso de medicamentos, drogas o alcohol

2.       Los cambios notables en el estado de ánimo, el apetito y los niveles de energía

3.       Las conductas violentas, controladoras o abusivas

4.       Los problemas digestivos, los dolores de cabeza y el dolor generalizado

5.       El escape a través del trabajo, los deportes u otras conductas de distracción

6.       La toma de riesgos

«Por eso, es crucial reconsiderar el concepto de salud mental más allá de la presencia de una enfermedad mental. El concepto abarca la calidad de vida, el mejoramiento tanto físico como emocional y el autocuidado, no solo en beneficio personal, sino también en el amor propio y para el bienestar de nuestros seres queridos y de la comunidad en general”, reiteró Guillén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *