A partir de este momento, los privados y privadas de libertad extranjeras de siete centros penales del país podrán comunicarse con sus seres queridos, entre ellos el Centro Penal Nelsón Mandela.

Esto será posible gracias a un moderno sistema de videollamadas que ya está en estado operacional en los centros con mayor población extranjera: los Centros de Atención Institucional de Liberia, Nelson Mandela (San Carlos), Antonio Bastida de Paz (Pérez Zeledón), Jorge Arturo Montero (San Rafael de Alajuela), Gerardo Rodríguez (San Rafael de Alajuela), Vilma Curling (Desamparados) y San José.

“La finalidad de este sistema es de carácter de integración de los migrantes en Costa Rica en conflicto con la ley penal, pero a la vez facilita el cumplimiento de intereses de carácter humanitario, como lo es el acercamiento a sus familias que, aunque no hayan tenido nada que ver en el ilícito de la persona, también sufren las consecuencias”, explicó Walter Corea Quirós, director de la Unidad de Repatriaciones del Ministerio de Justicia y Paz.

El proyecto, con una inversión de ¢108 millones y cuyo proveedor es la empresa Conectividad, se financió con recursos provenientes del fondo social migratorio, proporcionado por Migración y Extranjería.

Desde octubre del 2019, la Unidad comenzó a comunicarse con cada una de las representaciones diplomáticas extranjeras en el país para que estas faciliten los puntos de contacto a través de los cuales los privados de libertad podrán comunicarse al exterior. “No es que el privado de libertad nos dice que quiere hablar con tal persona y lo llamamos sin más. A través de una solicitudAnuncios