La Antorcha de la Independencia fue declarada como Símbolo Patrio el 14 de Setiembre del 2005.

La historia de esta normativa se remonta a setiembre de 1964. Gracias a la iniciativa de Alfredo Cruz Bolaños (1918-2006), primer costarricense graduado en Educación Física, Ismael Antonio Vargas Bonilla (ministro de Educación Pública de la época) les presentó el proyecto denominado “Antorcha de la Independencia” a los demás ministros de Educación de Centroamérica. Estos acogieron la idea de que se realizara un recorrido por los países de la región para emular la Carrera de Portas, es decir, la ruta por donde pasó el correo que anunció la noticia de la emancipación de los centroamericanos, en 1821.

Desde entonces, los estudiantes de escuelas y colegios de cada país celebran este acontecimiento con “La carrera de la antorcha de la Independencia” (una reproducción de dicho trayecto). Así, en el 2005, para promover y exaltar los sentimientos cívicos y patrióticos nacionales, la antorcha de la Independencia fue proclamada símbolo nacional. 

Desde 1964 todos los años la antorcha recorre centroamérica como representación de la libertad y la independencia de los pueblos centroamericanos. El recorrido inicia en Guatemala y finaliza en Costa Rica, específicamente en la ciudad de Cartago, antigua capital de Costa Rica. En décadas pasadas la Antorcha no llegó desde Guatemala y esto por motivo de situaciones conflictivas de algunos de los países centroamericanos.

En Costa Rica se celebra la carrera de la Antorcha en los festejos patrios del 15 de Setiembre, acontecimiento que se ha convertido en una tradición que ha venido a contribuir en el enriquecimiento del fervor patriótico en el alma del costarricense.

El recorrido de la Antorcha, busca mantener el sublime recuerdo de aquellos que sobre su caballo a todo galope portaban con gran responsabilidad la información que definiría la vida de cada una de las naciones centroamericanas.

Hoy en día se mantiene esta tradición que se manifiesta mediante la llama que simboliza la energía, en el recorrido la manifestación de libertad y quien lleva la fuerza y esperanza de la nación.

La antorcha tradicionalmente ha sido transportada por estudiantes y en cada frontera de los países de centroamérica es recibida por autoridades del gobierno. Mediante un acto cívico solemne y con actividades culturales que permiten hacer partícipe a todos los habitantes del país de tan hermosa acción, que busca conservar la libertad y la paz.